Menu
Menu

Marta Robles políticamente correcta

La sobriedad de su ropa es el contrapunto calculado a un físico magnífico: unas piernas larguísimas (que le habrán valido el dudoso halago masculino: “pareces unas modelo”), la melen arubia, los ojos color de almendra… Pero con su voz grave y acariciante Marta Robles le resta importancia a su físico a la hora de trabajat y declama su currículum a la menor de cambio – “cuando era jovencita me preocupaba que me dijeran que trabajaba por mi cara bonita, pero ya no, porque no se trata de eso” – , deja caer frases contundentes acerca de su objetivo profesional – “yo lanzo un mensaje para todo el mundo. Me parece terrible eso de presumir de minorías, para eso el profesional también debería pertenecer a una, y ése no es mi caso. Yo soy muy internacional” -. Cuenta que monta a caballo, que ha leído con gusto Los pilares de la tierra, de Ken Foller y también a García Márquez, que le gusta el vino tinto y, como dice un amigo suyo, gracias a su verborrea, Robles tiene más salidas que el metro.

Publicado en Cosmopolitan.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog