Menu
Menu

“Soy capaz de conseguir la luna”

Feliciano Fidalgo. EL PAÍS, diciembre de 1994.

Es mujer muy joven y tiene una historia vieja: luchar desde que fue novicia en la barriga de su mamá para serlo todo en radio, televisión, vida.

¿Hablamos de radio, de tele o de hombres? En radio y tele estoy rodeada de hombres.

Pregúntele algo a Cruyft. ¡Qué difícil para mí!

A Valdano, ¿prefiere preguntarle o decirle algo? Mejor decirle; él habla bien sin preguntarle.

¿Quiere que le pregunte sobre Jesús de Polanco? ¿A mí, por qué?

Por saber quién es. Es un hombre muy sencillo que no lo parece.

¿Su primer libro fue…? Uno que me regaló la madre Beatriz a los 6 años.

¿Que yo colabore en su programa de la SER ‘A vivir que son dos días’, ¿qué dice? Que es divertido e intimidante.

¿Marta Robles es una chica de fiesta o de diario? De diario, sin duda.

Ya, de fiesta continua. Es lo que quería decir.

¿Marta Robles ha aprendido a amar o sabe la asignatura desde los seis años? Sólo me reconozco una gran capacidad de amar.

Marta Robles, ¿de qué es capaz? De conseguir la luna, pero me conformo sin cualquier cosa.

¿Marta Robles es víctima de la gloria o del deseo de anonimato? Victima…, de nada.

¿Qué es un sujetador para usted? Si no es reforzado, una prenda más de mi vestuario.

¿A una guerrillera como usted se soporta, se vive? Hay que disfrutarla.

Diga algo bueno, malo o mediocre de la leche Pascual. ¡Que es una leche!

Diga algo bueno, malo o mediocre de usted. Empiezo a ser yo misma.

¿Tiene alguien la culpa? En parte, sí.

¿Sabe que he soñado toda la noche con usted porque me intimida? No es usted el único, les ocurre hasta a ministros del interior.

¿Consoló a algún hombre? ¡A tantos y tantos!

 

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog