Menu
Menu

Cristina Tárrega

«Los futbolistas están tocados con una varita»
- Periodista -

-Hace usted «power plate»… ¿Algún otro ejercicio?
-Algo de cardiovascular, pero ahora mismo no. He empezado una dieta porque en navidades me lo comí todo.

-¿No juega al balón con su marido y con su hijo?
-Al balón juegan mi marido y mi hijo. Yo, como una de mis amigas ha tenido la genial idea de comprar una cama elástica a mi hijo, lo que hago es saltar con él, que me agota.

-¿Es del equipo de fútbol en el que empezó su marido?
-No, porque mi marido empezó en el Cádiz, pero ha jugado en el Atlético, en el Sevilla, en el Valladolid, en el Rayo… Ha jugado en tantos que yo ya creo que soy de la selección.

-¿Y de qué equipo son su marido y su hijo?
-Mi hijo es del Madrid, mi marido del Atlético y yo soy del Valencia de corazón, del Atlético por afición y del Madrid por devoción… Y claro, tengo un lío… Así que de la selección.

-¿Le gustaría que su hijo fuera futbolista?
-Que sea lo que quiera.

-¿Dónde cree usted que hay más compañerismo, en la tele, en el fútbol o en los toros?
-Pues madre mía… El fútbol se sigue jugando en equipo, son once y que el delantero meta gol depende del central, de los defensas… Creo que sigue habiendo compañerismo en el fútbol, porque tienen más concepto de equipo.

-¿Y en la tele también hay cornadas de compañeros?
-A mí cada vez me duelen menos. No se si las habrá, porque como ya no me duelen

-A usted claramente le gustan los toros, el fútbol ¿y qué otros deportes?
-Siempre me ha gustado la Fórmula Uno.

-Vamos, que es más de verlos que de practicarlos.
-Hombre, por supuesto, delante de una vaquilla no me veo. No me veo yo con ligereza de piernas para eso.

-Me da que eso les pasa mucho a quienes hablan y escriben de fútbol profesionalmente, y usted ha escrito en el «As» y entrevista a futbolistas en «Territorio Comanche», en Telemadrid, y hasta tiene previsto escribir un libro sobre ellos.
-Sí, pero antes estoy acabando otro sobre el negocio de la belleza. Y luego, sí, voy a escribir un libro del comportamiento de los futbolistas y los entrenadores fuera del campo.

-Por cierto, ¿la vida del futbolista es tan sacrificada como la del periodista?
-Nosotros nos examinamos cada vez que salimos en televisión y ellos cada vez que salen al campo. Todos estamos pendientes de la audiencia, sí, pero ellos cobran más, mucho más.

-Ya que tiene uno en casa, cuénteme, ¿qué tienen los futbolistas que vuelven locas a las mujeres?
-Son personas muy sanas. Y mira, cuerpo sano, mente sana…

-¿Y qué tienen que tener las mujeres para volver locos a los futbolistas?
-Para volverlos locos, cualquier cosa; para durar, muchas más. Yo ya llevo diez años y nadie apostaba por mi boda. Hay que tener mucha complicidad, mucho respeto y, sobre todo, saber cómo tratarlos poniendo las bases desde el principio.

-¿Por qué son distintos del resto de los mortales?
-Hombre, si de millones de niños que su ilusión es ser futbolista sale uno que llega a ser deportista de élite, significa que son personas tocadas con una varita mágica. Para convivir con ellos tienes que coger la varita mágica y tenerla tú en la mano.

-Los conoce muy bien. ¿Antes de conocer a su marido, tuvo más goles sentimentales en el terreno deportivo?
-No, tengo muchos amigos. De hecho todos los que se sientan en «Territorio Comanche», como Mijatovic esta semana, es siempre por respeto y por amistad.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog