Menu
Menu

El Madrid de Marta Robles

ARACELI OCAÑA

Se confiesa ‘gata’ de varias generaciones. Una condición suficiente pero no necesaria para ser toda una experta en el arte de encontrar ‘rincones’ en la capital. En “Madrid me Marta” (Ed. Planeta), una guía personal plagada de curiosidades y anécdotas, los recoge casi todos, aunque siempre quede la sensación de que la ciudad siempre se guarda un as en la manga, ese secreto que cada uno conoce y que ningún libro podrá desvelar.

    • ¿En qué consiste “Madrid me Marta”?

Es principalmente una guía sentimental, una guía muy personal en la que voy descubriendo tanto a los madrileños como a los foráneos un Madrid a lo mejor no podrían descubrir de otra manera, porque es la visión de una madrileña que lleva toda la vida viviendo en Madrid y que ha tenido la suerte además de estar los últimos seis años recorriendo la ciudad de la mano de todo tipo de personajes gracias al programa que hago en Telemadrid, “Madrid a la última”. Con lo cual, he confeccionado un recorrido muy distinto. Es la guía que a mí me gustaría tener para irme de viaje, por ejemplo, a Nueva York. La guía de una persona que conoce bien la ciudad y que no me va a decir sitios para turistas sino de los que sólo se pueden disfrutar siendo madrileño o conociendo mucho la ciudad.

    • Hablando de guías, ¿tú las consultas cuando te vas de viaje o a amigos que conozcan la ciudad a donde vas?

Cuando viajo, las consulto, por supuesto, pero siempre me ha parecido que las guías son muy frías, y… Desde luego son utilísimas todas, como en las que encuentras simplemente todos los establecimientos que hay en la ciudad y tal, están muy bien… Pero, por ejemplo, la última vez que estuve en Roma hablé con una amiga mía que estuvo viviendo allí muchísimos años y encontré una Roma completamente distinta, porque me hice una pequeña guía en la que decía “en este café va este tipo de gente, este es muy divertido, y aquí tiene otro tipo de ambiente, y aquí puedes ir a comprar unas botas estupendas…” Y eso es genial.

    • Eso sí se ve reflejado en tu libro porque, al final, ¿qué es más importante, por ejemplo en un restaurante: el ambiente, la comida, la gente que lo frecuenta, etc.?

Depende mucho de para qué vayas. Hay veces que vamos sencillamente a comer y lo que queremos es comer maravillosamente y nos importa menos la decoración y los servicios nos dan más igual. Si vas a una cena romántica, te apetece que haya un restaurante en el que tú te encuentres guapa, tu pareja también, la luz sea adecuada, la comida también sea buena… Pero dependiendo del momento o de a qué vayas a cada sitio buscas un tipo de escenario, que es lo que he hecho aquí, clasificando por categorías: restaurantes románticos, para salir con amigos, para ir en grupo, para reuniones de trabajo… Y luego tiendas también, ‘outlets’, lo que quieras.

    • ¿Y para estar al tanto de lo que sucede en Madrid consultas publicaciones como “La luna de Metrópoli”?

Yo también consulto estas guías en algunos momentos, lo que pasa es que normalmente, como yo las hago, todas las semanas, pues suelo estar al tanto de lo que sale. Lo que sí hago muchas veces es que cuando sale un sitio nuevo pregunto a mis conocidos “¿Y este sitio qué tal está? ¿y cómo es?” y voy en función de si las referencias totales me convencen.

    • ¿Es una ciudad cara?

Es caro, pero tiene posibilidades para todos los bolsillos. Lo que tiene Madrid y que no tienen otras ciudades como Londres o París, es que puedes comer y beber por muy poco dinero, vestirte también por muy poco, y también comer y beber por muchísimo dinero y también vestirte por lo que quieras. Tiene opciones para los dos extremos.

    • Y en este inmenso libro, de más de 500 páginas, hay muchos sitios… ¿Los has probado todos?

Todos.

    • ¡Pero son muchísimos!

No sé cuantos son pero te diré que me han quedado muchos en el tintero y de pronto miro un apartado y pienso “¡Pero si hay muy poco de esto de lo que yo podría poner!”. Podrían haber sido 1.500 páginas también, pero quería algo que fuera muy útil, muy práctico y que, en general, perdurara.

    • Entonces, te voy a poner una prueba. Supongamos que tenemos un sueldo medio, bastante ajustado para una ciudad como ésta. ¿Cuál es el mejor sitio para comer?

¡Muchos! Mucha variedad: El Económico (Calle Argumosa 9), El Comunista (Augusto Figueroa, 35), Casa Mingo (Paseo de la Florida, 34), por ejemplo, un sitio de tapas donde comer fenomenal que es Norte y Sur (Calle de Bravo Murillo, 97)… Y luego, te diré que si tengo que comer baratito me voy buscando los menús de los sitios un poco más caros, que ahora mismo estamos en tiempos de crisis, y todos hacen unas rebajas importantes.

    • ¿Y si queremos una cena romántica?

¡A ver cuál te digo! Porque los sitios más románticos son los más caros, ¿eh? Yo me iría a un restaurante que se llama Zara (Calle Infantas, 5), que es un restaurante cubano de toda la vida con manteles de cuadros, que tiene un encanto muy particular, es muy cercano y que además tiene unos daiquiris ¡que hacen que veas todo de color de rosa!

    • Quiero hacerme un buen cambio de ‘look’, pero claro, mi presupuesto sigue siendo bajo…

Yo te diría que te fueras a Aravaca, a la peluquería Moda Unión (Avenida Osa Mayor, 37), en la que Mayka, que es fabulosa, que no tiene nada que ver con toda la parafernalia que rodea a veces el mundo de la belleza, corta el pelo maravillosamente, da un color espectacular y además te aconseja, que es lo que importa.

    • ¿Y si quiero un vestido bonito pero que no vaya a llevar todo el mundo?

Hay muchas opciones. Para empezar, hay un montón de ‘outlets’, que están genial. A mí por ejemplo hay uno que me encanta que se llama La Gasca (Calle Lagasca, 27) que tiene cosas muy particulares y también me parece que es un lujo que tengamos en Madrid un centro como Las Rozas Village, en la que encuentras todo con descuentos importantes. Y luego hay tiendas pequeñitas que están muy bien. Por ejemplo, tienes poco dinero y quieres una cosa especial; la puedes encontrar o no, pero puedes ir a una tienda que se llama ‘Arropa que hay poca’ (Calle de Carranza, 11) en la que de pronto tienes un vestido muy londinense para llevar un día o algún otro tesoro.

    • Y finalmente, tú que la conoces tanto, describe la ciudad para la gente que la vaya a visitar.

Madrid es una ciudad maravillosa porque le puede ofrecer absolutamente todo desde el punto de vista gastronómico, de la moda, de la arquitectura, de la vanguardia, de los museos, que tenemos los más privilegiados del planeta, tenemos los rincones más increíbles para hacer suspirar a cualquier pareja y para hacer que se cultive aún más cualquier erudito y que tenemos, sobre todo, unos seres humanos maravillosos, sobre todo porque son madrileños y del resto del mundo.

Yo Dona

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog