Menu
Menu

Todo está genial

La democracia es tan imprevisible que no existe más seguridad que la de las urnas. Y si no, que le pregunten al líder del PP en Andalucía, Javier Arenas, que ya se veía de presidente comunitario y con mayoría absoluta. Lejos de ese sueño, el político tendrá que conformarse con una victoria histórica sobre el PSOE que, sin embargo, ha perdido mucho menos terreno del que se pensaba; y dado que Izquierda Unida lo ha ganado, los socialistas serán quienes gobiernen en pacto.

El varapalo electoral tiene para muchos carácter de aviso: Hay españoles a los que no les gustan las medidas de recorte de Rajoy… Aunque yo diría, más bien, que a nadie le gusta ni recortar, ni ser recortado. No sólo es impopular, sino también desagradable. Sin embargo el presidente del gobierno lo ha hecho, seguro de que tiene que hacerlo, sin ocultar nada —por mucho que insistan en lo contrario los socialistas— y aún sabiendo que podría costarles caro. Bueno, esto último quizás no, porque la prepotencia de los políticos es infinita en cuanto les toca la varita mágica del poder.

Lee el artículo completo en La Gaceta de Salamanca.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog