Menu
Menu

La sonrisa de

¿Creían que iba a decir la de La Gioconda? Pues no. Hablo, cómo no, de la sonrisa de Mourinho. El Madrid ha ganado la Liga, sí, y ya cabe la sonrisa, pese a la derrota frente al Bayern que dejó la décima «Champions» a la altura de un sueño irrealizable. Es lo que tiene el fútbol, que un fracaso se puede compensar con una victoria. Vales tanto como tu último partido, amiguito, se les dice a los jugadores, y más aún a los entrenadores. Pero lo cierto es que Mourinho sonríe porque piensa que él vale mucho más que el partido, que los demás entrenadores, que los jugadores y hasta que el propio equipo. Pero es lógico. El Madrid, para él, no es más que trabajo. No hay amor al club, ni a la filosofía que impartiera Santiago Bernabéu. Posiblemente, «Mou» ni siquiera se ha leído su historia. Él es un «business man» del fútbol, un mercenario, uno de tantos y tantos profesionales del balompié que trabajan por dinero. Ahora que los madridistas andan tan contentos –y me incluyo porque soy madridista por familia– es el momento de recordar que se ha ganado la Liga por «Mou», sí, pero también pese a «Mou»… Por «Mou», porque sus méritos como entrenador son indiscutibles. Y pese a «Mou», porque no lo quiere ni la Cibeles. Y eso que a ella, claro, le ha rendido tributo, como cualquier madridista, para no quedarse fuera de la tradición, y hasta le ha sonreído. Su sonrisa, eso sí, más que enigmática como la de La Gioconda, ha sido de autocomplacencia. De ésas que esbozan los que dicen «qué bueno que soy».

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog