Menu
Menu

Se puede perder

Me gusta Vicente del Bosque. Es una de esas personas que sabe que el éxito es un rotundo impostor, que no es en absoluto fiel y que, en cualquier momento, puede dar una patada a quien haga falta, por muy titular de la mejor selección del mundo que sea. Nuestros seleccionados, oigan, no se abrazaron en su paso a los cuartos de final. No. El partido contra Croacia no les pareció digno de celebración. Pues hombre, podían haber jugado mejor, haber tenido un mejor resultado e incluso haber eliminado a Italia con un «biscotto» pactado o fortuito… Pero también podían haber perdido, que ha sido algo consustancial al fútbol internacional español, durante años y años, aunque ahora lo hayamos olvidado.

Es muy cierto lo que ha declarado el seleccionador nacional: «Nos hemos hecho millonarios muy pronto». Del Bosque se refiere al deporte, pero casi podría aplicarse también a la vida. Por eso, ahora que el deporte anda en tiempos de vacas gordas, no puede olvidarse de que en él, como en el resto de la existencia, todo es pendular y va y viene. Todo lo que sube, baja; todo lo que entra, sale… En fin, que nada es para siempre, y menos que nada, el éxito. Así que cuidado con subirse a sus lomos, cual si fuera un Pegaso de alas ligeras, y pensar que el universo es más pequeño de lo que es. El fracaso es igual de poderoso y siempre acecha a la vuelta de la esquina.

La única manera de no dejar de ganar es sabiendo que se puede perder. Incluso ante Francia.

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog