Menu
Menu

Oliva te cuida

Madrid tiene tal variedad de oferta gastronómica, que es difícil no encontrar ese rincón especial en que el que ver cumplidas casi todas las apetencias. Uno de esos lugares cálidos y delicados, con un indiscutible perfume de local de barrio neoyorkino y donde verdaderamente resulta un placer cuidarse es Olivia te cuida. El concepto de este restaurante no tiene nada que ver con el de los habituales. Para empezar, la decoración es algo parecido a la de una cocina/salón de casa. Una enorme mesa de madera maravillosa (para compartir), los techos altos y lámparas recuperadas del tiempo, en el que la cultura del reciclaje y lo natural son señas de identidad. Se ofrecen desayunos, comidas, nada de cenas, a menos que se reserve con anticipación todo el restaurante para un grupo. Y sólo de lunes a viernes. Y el comensal tiene que poner un poquito de su parte, que para eso está como en casa. Vamos que hay hasta tostadora y todo para que uno mismo se caliente sus deliciosas variedades a elegir y combinar por ejemplo con un exquisito tomate recién rallado o sus mermeladas naturales. Todo para acompañar en el desayuno a un excelente café, yogur, muesli, tartaletas de frutos rojos… A la hora de comida, se puede elegir entre todos su exquisitos platos que, además son enormemente saludables: arroces, ensaladas, pollo y algunos platos más sofisticados como el ceviche de lubina, pero igualmente naturales, porque las dueñas trabajan con el máximo posible de ingredientes orgánicos, de esos que aún conservan todo su sabor. Y para sabor, por cierto, el de los postres. Riquísimo, caseritos y de toda la vida, con unos bizcochos irresistibles… Es un sitio fantástico tanto por esa decoración de reciclaje, sin lujos pero con mimo, que ofrece calor de hogar, como por los productos naturales, la amabilidad infinita de las dueñas y el estupendo precio: Por 12-15 euros, bebida incluida se sale saciado y feliz. O más bien saciada, porque es más un sitio de chicas. En el que se puede observar la dieta, si se quiere, o permitirse un merecido capricho en compañía de las amigas.

Lee el artículo completo en El Blog de La Guía del Ocio

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog