Menu
Menu

Dr.Javier Calleja

«Es un órgano capaz de regenerarse»

- Jefe de Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo del Hospital Universitario Quirón Madrid -

-Alcohol, paracetamol y mala dieta. ¿Hay algún otro tóxico hepático destacable?

-Todos los medicamentos tienen algún grado mayor o menor de toxicidad hepática. Dentro de los alimentos los que contienen grasas saturadas contribuyen a aumentar el depósito graso en el hígado.

-¿Existen otros factores de riesgo?

-Sí, la obesidad, por ejemplo. Aunque un factor que viene también de la dieta, del consumo excesivo de grasas y del alcohol en mayor o menor grado. Luego hay factores constitucionales también.

-¿Cómo se previene el hígado graso?

-Sobre todo disminuyendo el consumo del alcohol. La toma de alcohol moderado, algo de vino durante las comidas, es sano, pero tampoco se puede pasar de una o dos copitas. Y, por supuesto, los alcoholes blancos pueden inducir a una esteatosis hepática.

-Habrá que tener cuidado con las medicinas, ¿no?

-Claro. El paracetamol, por ejemplo, es una medicina muy buena porque hace muy poco daño al estómago, pero sin embargo, daña mucho al hígado. Ha habido, incluso, intentos de suicidio con altas dosis de paracetamol en países anglosajones, 15 gramos de paracetamol pueden inducir a un fallo hepático.

-¿Qué tratamiento tiene?

-Es un órgano que se regenera. Si le quitamos los tóxicos hepáticos, suele tender a regenerarse, a no ser que haya llegado a una cirrosis, una enfermedad ya crónica. Incluso puede recuperarse algo si le quitamos el alcohol, los tóxicos farmacológicos y hacemos una dieta sin grasas saturadas.

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog