Menu
Menu

“Los megaréxicos no se ven obesos aunque lo sean”

– Dra. Marina Díaz Marsá. Jefa de Unidad de Trastornos de Conducta Alimentaria del Hospital Clínico San Carlos –

– ¿Qué es la megarexia?

– Megarexia es el término que se refiere a las personas que sufren obsesidad  y que, sin embargo,  por una distorsión de su esquema corporal, característica de los trastornos alimentarios, cuando se miran al espejo no perciben la obesidad, al contrario se ven así mismos como personas sanas y delgadas, y no son capaces de valorar el alcance de su problema. Llevaran hábitos de vida insaludables, consumen grandes cantidades de comida basura que contienen muchas “calorías vacías”, lo que les lleva no sólo a la obesidad, sino a todos los problemas de salud que conlleva la obesidad.

– ¿Desde cuándo se conoce como enfermedad?

– En realidad, esta enfermedad  de momento aún no está reconocida en las Clasificaciones Actuales Psiquiátricas ( DSM_IV y CIE 10); sin embargo si ya aparece descrita en el libro que  Jaime Brugos publicó en 1992 titulado  ” Dieta Isoprotéica”

– ¿Cuál es exactamente su sintomatología?

Ingesta de grandes cantidades de comida basura que termina en obesidad sin que se sea conscientes de ello y con una distorsión de la imagen corporal que hace que no se perciban como obesos, que se vean normales. Es más, estas personas consideran que el exceso de peso es sinónimo de salud y vitalidad por lo que no restringirán ningún tipo de alimento, y consumirán grandes cantidades de comida  refinada en forma de alimentos hipercalóricos, ricos en azúcares simples, grasas saturadas, féculas, almidones y aditivos alimentarios; tales como dulces, bollería industrial, frituras, postres, frutos secos y  comida rápida (hamburguesas, pizza, patatas fritas, comida precocinada, etc.). Pero es curioso, porque, por lo general los megaréxicos son inconscientes de su enfermedad. Evitan fotografiarse a sí mismos e ir de compras a tiendas de ropas para seguir negando la realidad. Esta dinámica de autonegación puede resultar en conductas hostiles hacia ellos mismos y los demás.

– ¿Cuáles son las consecuencias que puede conllevar esta enfermedad?

Pues, además de la propia obesidad y las complicaciones metabólicas propias de ella , como la hipertensión, la artrosis, la diabetes, la hipercolesterolemia y las consecuentes alteraciones cardíacas,  a medio plazo pueden aparecer síntomas de desnutrición debido a la carencia de nutrientes esenciales, tales como vitaminas, minerales y aminoácidos, pudiendo condicionar condiciones patológicas secundarias como la anemia

– ¿Cómo se debe tratar?

En el momento en el que exista la sospecha de padecer megarexia lo primero que hay que hacer es acudir a un médico especialista. Su tratamiento requerirá la acción conjunta de un endocrino y un psiquiatra. Para la terapia de la megarexia se requiere psicoeducación . Una vez que se reconoce y acepta la enfermedad, se reeduca a la persona para la adquisición de nuevos hábitos saludables. Y a partir de ahí se le señala la dieta adecuada, el ejercicio etc.

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog