Menu
Menu

De acuerdo con el juez

Leo las palabras del juez Molina y no puedo estar más de acuerdo. El juez ha archivado el caso, porque no se cree a Carcaño, antes autor confeso y aún condenado único por el asesinato de Marta del Castillo. Este individuo lleva trayéndonos de cabeza a todos desde que se descubriera la muerte de Marta. Ha ofrecido mil y una versiones y, claramente, respecto al paradero de la chica, en ninguna ha dicho la verdad. Si la Justicia ha determinado que él era el culpable único del asesinato, será porque es de lo único que ha encontrado pruebas. Es cierto que a la opinión pública, en la que me incluyo, nos ha sabido a poco la pena y que, quien más y quien menos sospecha que él no debió hacerlo todo solo… Pero lo que parece innegable es que él fue la mano ejecutora y, además, de entre todos, el que, como ha señalado el juez al archivar su caso ahora, «máxima crueldad» demuestra. Supongo que los padres de Marta aún sueñan con encontrar los restos de su hija, pero, ¿a qué precio? ¿De verdad están dispuestos a soportar todas las versiones cada vez más detalladas y sanguinarias que inventa, una detrás de otra, quien está claro que fue su asesino? Alguien pensará que el juez no debería cerrar el caso si existe una sola duda. Pero yo creo que él no la tiene. A él le ha quedado claro que Carcaño mató a la chica y que es capaz de seguir mintiendo toda la vida, no sólo para perjudicar a su hermano (con quien su enemistad es manifiesta), sino para zafarse de algún otro castigo. ¿Por qué si no, por qué no ha querido indicar jamás, realmente, dónde se encuentra el cuerpo de Marta del Castillo? Probablemente nunca sabremos toda la verdad de ese episodio negro de nuestra historia reciente, pero si dejamos de atender a los cuentos del único culpable probado, probablemente consigamos, al menos, que no se siga permitiendo jugar con los sentimientos de la familia de la fallecida, ni con los dineros públicos ni con la buena imagen de la Policía.

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog