Menu
Menu

“Los probióticos favorecen el tránsito intestinal, pero no hay que abusar de ellos”

Ramón Pajares Villarroya. Responsable de la Sección de Aparato Digestivo Hospital Universitario Infanta Sofía

– Qué son los probioticos?

– Los probióticos son microorganismos vivos, que al ser administrados en dosis adecuadas, confieren un beneficio de salud al receptor.

– ¿En qué alimentos se encuentran?

– Los probióticos se encuentran de forma natural en muchos alimentos que están integrados en nuestra dieta diaria: yogures, leches fermentadas, chocolate negro, miso, salsa de soja, algunos encurtidos (pepinillos), quesos blandos…Pero además, en los últimos años se han comercializado muchos productos (sobre todo lácteos) enriquecidos con probióticos y el uso de suplementos de probióticos (presentadas como pastillas, sobres…) se está extendiendo cada vez más.  Estos suplementos contienen una elevada concentración de probióticos de alta calidad que se están mostrando eficaces en el tratamiento de muchas enfermedades.

– ¿Y qué efecto tienen sobre la microflora intestinal?

– La microflora del tracto gastrointestinal del hombre juega un papel clave en la nutrición y en la salud: completa la digestión mediante un proceso fermentativo, protege frente a bacterias patógenas y estimula el desarrollo del sistema inmune. Así, alteraciones en la composición de la microflora intestinal que favorezcan un predominio de bacterias “no beneficiosas” pueden tener relativa importancia en el desarrollo de enfermedades digestivas (diarrea, intestino irritable…) o también alérgicas.  De la misma forma que un desajuste en la composición de la microflora intestinal puede dar lugar a enfermedades, el enriquecimiento de esta flora mediante el aporte de probióticos de alta calidad está demostrando ser eficaz en el tratamiento de muchas patologías por cuanto tiene una efecto modulador del sistema inmune, evita el crecimiento de bacterias patógenas (“no beneficiosas”), mejora la función de la barrera intestinal y modula la sensación de dolor, evitando que alteraciones en el movimiento del intestino se perciban como molestas. Estudios preliminares han demostrado la utilidad de la prebióticos en enfermedades intestinales de origen inflamatorio, diarrea, síndrome de intestino irritable, alergias.

– Es cierto que esas propiedades ayudan a adelgazar a quien los toma.

– Afirmar que los probióticos ayudan a adelgazar no es del todo correcto. Sin duda, el mantenimiento de una flora intestinal equilibrada va a mejorar la digestión de los alimentos y repercutirá positivamente en la salud; eso, junto con una dieta adecuada y la realización de ejercicio físico diario seguro que ayudará a adelgazar. Es cierto que en los últimos tiempos se han publicado estudios acerca de la relación entre los probióticos y la obesidad. Estudios preliminares sugieren que algunos cambios en la composición de la microflora intestinal pueden estar relacionados con el desarrollo de obesidad; e incluso algunos autores proponen el uso de probióticos para modular las alteraciones metabólicas que existen en las personas obesas. Sin embargo, estos resultados hay que valorarlos con mucha prudencia y hacen falta más estudios y mejor diseñados que nos permitan determinar si realmente esta relación existe. En todo caso, en una dieta euilibrada añadir un suplemento de probióticos favorecerá la digestión de los alimentos, mejorará el estado de salud de la persona y de esta forma ayudará a alcanzar el objetivo de adelgazar.

– Y para ese cometido ¿cómo y cuando hay que tomarlos?

– Los probióticos deben utilizarse como tratamientos suplementarios. Existen diferentes probióticos que han demostrado utilidad en distintas enfermedades así, el médico lrecomendará el probiótico más adecuado en función de las molestias que se tengan. Cuando se busca un efecto terapéutico concreto relacionado con un probiótico específico, la mejor opción será tomar los suplementos que se venden en farmacias, cuya composición es diferente en función de cada producto: pueden dispensarse a modo de pastillas, sobre, jarabes, gotas. El modo de administración y la cantidad necesaria será distinto en función de cada producto y se tomará durante el tiempo en que se quiera obtener el efecto beneficioso Por otro lado, si el objetivo es mejorar las digestiones y evitar molestias producidas por la fermentación de los alimentos en el interior del intestino así como mejorar el tránsito intestinal, la mejor opción será tomar un suplemento diario de un producto enriquecido con probióticos (yogures, leche fermentada…etc); pero, ¡ojo! no hay que abusar de estos productos porque su ingesta en cantidades excesivas podría producir molestias (flatulencia, distensión abdominal…).

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog