Menu
Menu

La muerte de Manolete

Por si no hubiera una lista suficientemente larga de reproches que el sexo femenino puede hacer al masculino desde los orígenes de la humanidad, ahora va un estudio y descubre que, hasta la menopausia, tiene su germen en el comportamiento de los hombres. Sí, sí, como lo leen. La mismísima menopausia. Esa bestia negra de las mujeres menos cultivadas, que las hace llegar a pensar que, cuando aparece, lo hace también la oscuridad y casi el fin del mundo, generalmente porque comporta también el rechazo de sus hombres. Según una «sospechosa» investigación, la menopausia de las mujeres maduras se produce porque los hombres las prefieren más jóvenes, sobre todo para procrear. Como lo leen, insisto. ¿Y cómo justifican tal afirmación? Pues diciendo que si en otras especies el declive de la fertilidad implica la cercanía de la muerte y en la humana no sucede tal cosa, será por algo. ¿No podría ser, por ejemplo, porque la especie humana es más desarrollada y hace que las mujeres, al envejecer, utilicen toda su sabiduría para ayudar a sus hijos a criar a sus nietos? Pues no. De eso nada. O al menos eso asegura el tal Morton que firma el artículo que relaciona la elección de la pareja por parte del hombre con el origen de la menopausia. ¿Qué podría ser? Pues miren, qué quieren que les diga, es como cuando alguien se enroca en que los humanos somos los únicos que bebemos leche después de la lactancia…¡Y también los únicos que construimos autopistas, aviones…! Perdónenme que dude de esta teoría. Y perdónenme que, en este caso, evite echarle la culpa al sexo masculino de la menopausia…¡y de la muerte de Manolete!

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog