Menu
Menu

“Hay que utilizar siempre las apps con la ayuda de un médico”

Roberto Martín Díez. Director de innovación de TecnoActivity

- ¿Desde cuándo existen las apps para adelgazar o controlar la dieta?

- Han existido apps para controlar la dieta incluso antes de que los smartphones popularizasen las apps como las conocemos hoy en día, y que descargamos de las tiendas de iOS, Android y otros fabricantes. Hace unos años, cuando las apps y juegos se descargaban enviando una serie de SMS premium a un número corto, también se encontraban entre el top 10 de aplicaciones populares. Es un tema que siempre ha interesado a la gente y donde desarrolladores y empresas de generación de contenidos móviles han visto posibilidad de monetizar.

- ¿Y tienen muchos usuarios?

- Hay dos tipos de usuarios. Los que buscan información y descargan apps con consejos, dietas, listados de calorías… y los que buscan llevar un control de sus progresos. Estos últimos suelen utilizar apps para contabilizar el ejercicio que realizan, realizar un cálculo aproximado de las calorías que consumen y llevar un seguimiento de sus progresos deportivos (tiempos, distancia, repeticiones). Una de las apps más populares, RunKeeper (USA), tiene más de 23 millones de usuarios que contabilizan y comparten sus progresos, antes más centrados en carreras y ahora con posibilidad de intercambiar datos con otras apps.

- ¿Existen apps para adelgazar o controlar la dieta españolas o todas son extranjeras?

- Al llevar más tiempo en el mercado, tener más usuarios potenciales y sobre todo más usuarios dispuestos a invertir en ese tipo de contenidos (los usuarios españoles no compran tantas apps como en otros mercados), las aplicaciones más populares suelen ser americanas. Hay iniciativas españolas muy interesantes, como Trainido, un servicio de entrenadores personales online y que también dispone de aplicaciones, pero suelen ser servicios de pago. También hay aplicaciones informativas (listas de calorías, calculadoras de IMC, etc) creadas por desarrolladores españoles y que se financian mediante publicidad.

- ¿Y existe alguna que sea recomendable y fiable?

- Las apps cumplen su función de ayuda y motivación a la hora de perder peso. Más allá de eso, un usuario por descargarse una app no va a adelgazar. Ahora mismo están muy de moda las aplicaciones que se conectan a dispositivos externos (generalmente en formato de pulsera o integrado en relojes o zapatillas de deporte) y nos ayudan a llevar un seguimiento mucho más preciso. Esos cuantificadores envían a nuestros smartphones información de las distancias caminadas, las plantas subidas, incluso pueden medir la calidad de nuestro sueño. Algunos de los más populares en formato pulsera son Fitbit Flex, Jawbone Up, Nike Fuel Band. También existen básculas “conectadas” que envía información sobre nuestro peso y cantidad de grasa corporal a nuestros teléfonos, como la Fitbit Aria o la Smart Body Analyzer de Withings.

- ¿Y alguna que pueda incluso resultar peligrosa?

- Siempre se recomienda que se utilicen como complemento y no como sustitución de la ayuda de un médico, dietista, entrenador, etc.

- Pero pueden esconder intereses económicos, más allá de las recomendaciones de salud?

- Cualquier aplicación de pago que te prometa adelgazar por el precio de una descarga. Los usuarios tienen que tener claro que el éxito o fracaso de su pérdida de peso o mejora de forma física, depende de ellos mismos, no de las apps.

- En general, quién está detrás de estas APPS, ¿dietistas? ¿médicos? ¿entrenadores personales? ¿grupos de influencia?

- Generalmente, las aplicaciones que cuentan con el respaldo de dietistas, médicos o entrenadores personales suelen ser las que ofrecen un servicio de asesoramiento a lo largo del tiempo (no con una siempre descarga o pago) y con un servicio de monitorización de los progresos.

- Y cuál es el perfil de la persona que se las descarga? ¿son más hombres, mujeres, gente joven, gente mayor?

- Depende del tipo de apps. Las apps más “simples”, las que ofrecen calculadoras de calorías o del IMC suelen ser las apps más consultadas por jóvenes… Los hombres (y cada vez más mujeres) suelen utilizar más aplicaciones enfocadas a la medición de resultados, por ejemplo apps de running.

- ¿Qué recomendaciones habría que darle a quien recurre a estas APPs?

- Las apps deben utilizarse como un medio de monitorizar los progresos realizados y ayudarnos con la motivación para hacerlo. Por eso, las que más éxito en cuanto a número de usuarios y descargas tienen, son las que incorporan un elemento social y nos permiten compartir nuestros progresos con nuestros contactos.

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog