Menu
Menu

«Lo peor de casi todo el pan de molde es el aporte de grasas saturadas»

Vanessa Buitrago. Nutricionista de Medicadiet.

– ¿El pan de molde es saludable?
– No tiene porqué no serlo. Todo dependerá de la receta con la que se elaboren, es decir, no todos los panes de molde tienen la misma composición. Es cierto que en pocos casos se emplea aceite de oliva para su elaboración, dando mayor prioridad al uso de aceites vegetales hidrogenados aumentando así el aporte de grasas saturadas, haciendo que este tipo de panes no sea tan saludable.

– ¿Y por qué tiene tan mala fama?
– Principalmente por su alto contenido en grasas (no de buena calidad) lo que le otorga un elevado aporte calórico. Afortunadamente las recetas se están modificando y cada vez podemos ver más marcas comerciales que nos ofrecen panes de molde de mayor calidad mucho más saludables.

– ¿Pero no es cierto que lleva azúcar y que tiene muchas más calorías que el pan normal?
– Si lo comparamos con el “pan de barra de toda la vida”, sí, las diferencias son bastante significativas. El pan de barra suele tener un 1% de grasa frente al 4-5% de media que tiene el pan de molde. Aunque también es cierto que actualmente podemos ver panes de molde alrededor de un 2%. Cómo he dicho las recetas van cambiando y eso es algo que se tiene que transmitir al consumidor. En cuanto al contenido en azúcares la verdad es que también suele haber cambios significativos, el pan de barra suele tener un 2% de azúcares frente al 7% de media en el pan de molde.

– Como dice, no todos los panes de molde son iguales, ¿cuáles son más saludables y por qué?
– Los más saludables son los que se han elaborado con aceite de oliva y se ha añadido la menor cantidad posible de azucares.

– En todo caso ahora hay muchísima variedad. Más allá de la recomendación habitual de las harinas integrales, ¿en qué debe fijarse el consumidor para encontrar el pan de molde que sea más recomendable para su dieta?
– Es importante que el consumidor aprenda a leer el etiquetado para tener un mayor conocimiento de lo que esta consumiendo. Lo normal es fijarse en las calorías pero no nos da una información tan representativa como nos imaginamos. Las calorías por lo general suelen ser similares, pero hay diferencias de composición muy significativas. Dos panes de molde pueden aportarnos las mismas calorías y, sin embargo, aportar casi el doble de grasa uno con respecto al otro, sin hablar de su calidad. Lo principal es fijarse en el contenido de grasas y sobre todo las saturadas, que son las que más repercusión negativa tienen en cuanto a nuestra salud, y en la mayoría de los casos representan el 50% de la composición grasa. También es importarte valorar el contenido en azúcares y de fibra. En cuanto al contenido de sodio (sal) suelen variar muy poco, su aporte suele ser similar.

– ¿Sustituir el pan normal por el pan de molde es una buena idea?
– Lo ideal es comer de todo dentro de un contexto equilibrado. No recomiendo tomar a diario pan de molde, pero si se puede consumir con cierta frecuencia siempre y cuando se respete la ingesta de otro tipo de hidratos de carbono: pasta, arroz, legumbre…

– ¿Cuál es la cantidad de pan de molde recomendada por persona?
– Dependería mucho en cada caso, del aporte calórico total… Es muy difícil marcar una ingesta en concreto de ese alimento en cuestión.

– Niños, ancianos… En el caso de todo este tipo de personas, ¿es más recomendable porque es más fácil de masticar y por tanto de digerir?
– Es cierto que a nivel de masticación ofrece muchas ventajas si lo comparamos con el pan de barra; pero no considero que sea más recomendable porque insisto que depende de cada persona y de cada situación. Lo ideal sería comer de todo si se puede. En el caso de una persona de edad avanzada con problemas de masticación importantes ofrece más ventajas el tomarlo que dejar de comer pan porque no pueda masticarlo.

– ¿Hay alguien que no lo pueda tomar por alguna razón?
– En principio no, pero yo controlaría más su ingesta en casos de hipercolesterolemia o de diabetes, por ejemplo.

– ¿Los panes de molde han evolucionado mucho desde que aparecieron en el mercado? ¿Cómo eran antes y como son ahora?
– Afortunadamente para el consumidor ha evolucionado mucho y a mejor. Antes eran panes con más elevado contenido calórico y con un mayor contenido en grasas y azúcares para estabilizar más las masas y aportarlas más sabor. Hoy en día están surgiendo en el mercado panes de molde de muy buena calidad y con un aporte mucho menor de grasa y azúcares; los hay incluso que nos aportan menos que el pan de barra. También cabe destacar que el pan de barra también ha ido evolucionando, hoy en día se está haciendo un mayor consumo de pan precocinado dónde la composición nutricional deja mucho que desear en la mayoría de los casos.

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog