Menu
Menu

Todos los votos cuentan

Ando más que sorprendida después de leer los argumentos de la dirección del PP, para sostener que no les preocupa el recién nacido partido VOX. Dice que Vidal Quadras no tiene tirón, que Santiago Abascal no es Albert Rivera, que le falta financiación y que ha lanzado propuestas irrealizables. Y no digo yo que no estén en lo cierto los analistas populares que han llegado a tal conclusión, pero, ¿no se dan cuenta de que esas declaraciones quedan por encima de la soberbia? Lo que debería inquietarles, no son las posibilidades que pueda tener o no una escisión del Partido Popular, sino por qué surge, por qué aparece y sobre todo qué ha pasado para que los miembros de ese nuevo partido, recién creado, no quepan ya en su seno. Que los dirigentes del partido en el Gobierno, simplemente analicen las posibilidades electorales del nuevo partido, en vez de plantearse qué han hecho ellos mal, para que haya aparecido de un día para otro, resulta enormemente llamativo. Una ha escuchado siempre eso de que a los políticos solo les preocupan los resultados de las urnas, pero, caray, ¡que disimulen un poco! ¡que hagan acto de contricción y analicen sus errores! Ya se que esto es pedir mucho casi en cualquier parte, y más aún que en ninguna otra, entre los políticos, pero al menos que se vayan dando cuenta de que, en esas declaraciones suyas de “sobrados”, se les ve demasiado el plumero. Por si alguien no las conoce, yo les cuento las que se recogen en algunos periódicos como la de que “al estar el Gobierno muy centrado en temas económicos y algo más pasivo en otros aspectos como el tema de Cataluña o el de ETA se genera malestar entre los votantes y nacen partidos que pueden conseguir cierta cantidad de votos del descontento, pero su recorrido es mínimo” o la de que “Ortega Lara genera mucha simpatías pero no va a ser el candidato. Y Santiago Abascal no es Albert Rivera ni Rosa Diez y no tiene ni su tirón ni su fuerza ni su carisma…” Vamos, que no les importa un pepino lo que hagan o lo que digan, siempre que no consigan encandilar a su electorado y quitarles algunos votos. Pues que sepan los populares que cada voto cuenta. Y que ellos están donde están, gracias a que hubo quien dejó de votar a quien votaba antes….Así es la democracia y por suerte, ni los votos están asegurados, ni los votantes somos tan predecibles como los políticos creen.

La Gaceta de Salamanca

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog