Menu
Menu

Los prebióticos y los probióticos contribuyen a equilibrar nuestra flora intestinal

Pedro Pablo García Luna. Presidente de la Sociedad Andaluza de Endocrinología y Nutrición.

- ¿Qué son los probióticos?
- Son microorganismos vivos que confieren un beneficio para la salud de la persona que los ingiere cuando se administran en las cantidades adecuadas.Hablamos de organismos externos al individuo que, en general, requiere cantidades muy elevadas, del orden de 100 a 1000 millones de células por dosis, para ejercer un efecto notable.

- ¿Quiénes son?
- En principio, cualquier componente de los microorganismos no patógenos que ingerimos podría ser candidato a convertirse en probiótico, ya que todos ellos participan potencialmente en los beneficios que otorga el conjunto. Sin embargo, en la práctica muchos probióticos proceden de fermentos utilizados tradicionalmente en la fermentación de alimentos, y pertenecen fundamentalmente a dos grupos microbianos: los lactobacilos y las bifidobacterias.

- ¿Y los prebióticos?
- Son ingredientes no digeribles de la alimentación, que fermentan y que dan lugar a cambios específicos en la composición y/o actividad de la flora intestinal. El significado de la palabra “prebiótico” sería literalmente “promotor de vida”.

- ¿Dónde encontramos unos y otros?
- Entre los Prebióticos se encuentran las fibra alimenticia, los fructooligosacáridos y la inulina entre otros. Todas estas moléculas pueden formar parte de la composición intrínseca de los alimentos o añadirse a los mismos (alimentos funcionales). En alimentos naturales, sobre todo de los denominados “ricos en fibra soluble” , y dentro de ellos podríamos destacar el ajo, la cebolla, los espárragos, el puerro, la remolacha, la alcachofa, la achicoria, las legumbres y el trigo, entre otros. En alimentos procesados de alguna manera se encuentran en yogures, leches, cereales, galletas, y postres infantiles. Estos alimentos con Prebióticos se encuadran dentro del grupo de alimentos funcionales.
Los probiótics están presentes, sobre todo, en los yogures frescos, leches fermentadas y cereales infantiles. Estas bacterias beneficiosas se mantienen intactas durante el proceso digestivo, colonizando el intestino y estabilizando su flora al adherirse a su mucosa. Eso impide la actividad de microorganismos dañinos como la escherichia coli y la salmonella entre otros. Además, favorecen la absorción del calcio y fósforo de los lácteos y ayudan a fortalecer el sistema inmune.

- ¿Ambos contribuyen a que nuestra flora intestinal esté equilibrada?
- De manera global podemos contestar que Sí.
Los Probióticos por equilibrar la relación entre Flora Intestinal beneficiosa con la patógena, y los Prebióticos por estimular el crecimiento de la Flora intestinal saludable.

- ¿Qué es lo que causa los desórdenes intestinales?
- Básicamente al haber un desequilibrio entre la flora intestinal “saludable” y la patógena aparecen trastornos intestinales: que van desde el estreñimiento a las diarreas, además de favorecer la aparición de patologías infecciosas, inflamatorias y tumorales.

- ¿Y con estas “bacterias buenas” podemos controlarlos?
- Están demostrados beneficios en diferentes patologías tanto en niños como en adultos, pero es preciso puntualizar que en los estudios realizados con Probióticos se han ensayado determinadas especies y cepas de microorganismos, por lo que es difícil generalizar. En niños se ha estudiado en: Tratamiento diarrea infecciosa aguda; Prevención diarrea nosocomial; Prevención diarrea asociada a antibióticos; Cólico del lactante; Prevención de enterocolitis necrotizante ; en brote leve Colitis Ulcerosa. En adultos el uso de probióticos podría ser de utilidad para modificar la microbiota intestinal en pacientes obesos y con síndrome metabólico; en la dermatitis atópica y las alergias a las proteínas de la leche de vaca y a pólenes. Los probióticos mejoran a pacientes con hepatitis alcohólica y cirróticos con encefalopatía y podrían disminuir las infecciones post-trasplante hepático. La administración de probióticos en los brotes de colitis ulcerosa ayuda a la remisión y que ésta sea más duradera. También son de utilidad los probióticos en el tratamiento de la diarrea por enteritis rádica, la asociada al tratamiento antibiótico y la presente en pacientes hospitalizados.

- Exactamente, ¿de qué manera nos ayudan unos y otros?
- Básicamente los prebióticos (los ingredientes no digeribles de la comida que fermentan) estimulan el crecimiento de las especies bacterianas saludables, los probióticos, en el colon. Los Probióticos equilibran la relación entre flora Intestinal beneficiosa con la patógena en nuestro intestino.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog