Menu
Menu

El peinado de Ronaldo

Dicen que en los derbys, los equipos se dejan la piel en el campo; pero visto el Atlético de Madrid-Real Madrid de ayer, yo creo que además se dejan en casa las formas. Para empezar, en este tipo de partidos parece que los futbolistas salen a la cancha con la consigna de “a ver quien es el más tramposo”. Por eso llueven golpes, patadas y actuaciones estelares de las de tirarse al suelo por un roce, además de insultos a los árbitros. Al “mono” Burgos, los suyos y ponerse como una fiera, le costaron la expulsión; pero no es raro que él o cualquiera pierda los nervios en ese ambiente de agresividad y de falta de limpieza deportiva. Hasta los recogepelotas contribuyeron a ese clima, faltándole el respeto a los blancos. Y, hablando de ellos, para mí que entraron dormidos en el Calderón. Si no llegan a despertar en el segundo tempo, el empate se hubiera quedado en victoria de los rojiblancos. Por si todo esto fuera poco, los partidarios de Casillas se dedicaron a increpar a a Diego López y a culpabilizarle de los males del encuentro, en vez de a hacer lo que tiene que hacer la afición en tiempo de juego, que es apoyar a su equipo, sean quienes sean los elegidos del entrenador… El resultado, ya lo saben, Atlético 2- Real Madrid 2; pero yo les pondría a todos un cero en conducta. Vamos, que no me han gustado ni unos ni otros y que casi hubiera preferido tener que comentar el peinado de Ronaldo… (Horroroso, sí. Horroroso. De los que solo se hacen los que están aburridos de mirarse tanto en el espejo…).

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog