Menu
Menu

Ellos también se rompen

Anteayer, cuando Ronaldo se lesionó en el partido del Real Madrid-Borusia me eché a temblar. “Otro que cae en esta dura temporada”- pensé. Parece que el asunto no fue para tanto en su caso, pero en el de muchos de sus colegas les ha dejado fuera de juego . Ahí están Valdés, Jesé, Diego Costa…Tres jugadores de los tres grandes equipos españoles (el Barcelona, el Madrid y el Atlético), los clubes de calidad que suelen estar en todas las competiciones y cuyos futbolistas llegan tan agotados al final de la temporada, que a unos les cuesta una lesión gorda, como a los citados y a otros alguna no tan importante, pero suficiente como para apartarlos del campo, como ha sido el caso de Piqué y de Thiago. Más allá de lo mal que lo pasan, porque romperse no le gusta a nadie y porque ellos saben bien que su estrella y su caché depende de su última actuación y que no son, precisamente, eternos, los aficionados miramos su “tragedia” con preocupación, pensando en el Mundial, que está a la vuelta de la esquina y que, como sigan cayendo los más grandes en la liga y la Champions, va a contar con una selección bastante mermada. Habría que preguntarse si existe la fórmula para evitar tanta lesión de final de temporada; pero claro, todos queremos que los nuestros jueguen hasta su propio límite, si es necesario, con tal de que eso le procure un buen resultado a nuestro equipo…Y, a veces, ese límite es mucho más tangible de lo que creemos y se traduce en una lesión. Las cosas si las fuerzas, se rompen. Y las personas también. Aunque sean futbolistas.

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog