Menu
Menu

“ Convierto la basura otra vez en material”

Javier Goyeneche. Fundador y Presidente de ECOALF.

Conozco a Javier Goyeneche desde hace años y nunca lo había visto tan entusiasmado. Pero no es raro, el fundador y presidente de ECOALF, la marca que utiliza como materias primas botellas de plástico, redes de pesca usadas o neumáticos, para crear ropa, complementos y casi cualquier cosa, ha conseguido su sueño, no solo de reciclar al cien por cien, sino de lograr que lo que vende sea tan chic como para que, pese a ser reciclado, la mismísima Gyneth Paltrow haya caído rendida a sus encantos. Y no es la única. Lo mismo le ha pasado a la cantante de los Black Eyed Peas, Will I Am, a Adrian Grenier, el actor de Entoruage y a tantos otros que han contribuido a que ECOALF ya tenga presencia en los espacios comerciales más prestigiosos de Nueva york. “La idea – cuenta Javier- era crear una marca de moda realmente sostenible. Pero al salir al mercado a buscar tejidos reciclados, que es la única manera de no seguir utilizando recursos naturales, me di cuenta, no solo de que estaban reciclados en un porcentaje muy pequeño, sino de que eran muy toscos. Por suerte, en uno de mis viajes encontré a una señora mayor maravillosa, en el sur de Taichung, a dos horas de Taipéi, que reciclaba botellas de plástico, para hacer alfombras, en una fábrica muy pequeñita, con una sensibilidad alucinante, que me dijo: “Javier, si empiezas a invertir conmigo podemos intentar lo que tú quieres hacer” “ A partir de ese momento, Goyeneche me empieza a hablar de hilos de moda, pero sobre todo de redes de pesca hechas con el mejor nailon del mundo y de la desgracia que supone que tantas de ellas acaben en el mar. “Hace tres años descubrieron en una zona muy pequeña del Mar del Norte más de 40.000 redes Es brutal ¿no?

Está claro que lo que a Javier le interesa de verdad es la sostenibilidad. Mucho más que la moda, diría yo. Pero pensando en ella, necesitaba conseguir que los productos fabricados con materiales reciclados no tuvieran ese aspecto hippy o cutre con los que se les ha asociado siempre: “Yo siempre digo que no cojo el edredón de la abuela para hacer una mochila, sino que convierto la basura otra vez en material” Una idea fantástica sobre todo teniendo en cuenta que el mundo está lleno de basura por todas partes y en cualquiera de ellas se puede reciclar. Javier me cuenta, por ejemplo, que en España andan reciclando neumáticos y que acaban de sacar una línea de flip flops “increíble”. Recorrorremos el precioso espacio creado por Lorenzo del Castillo para ECOALF, en pleno centro de Madrid, mientras voy viendo que la ropa de la firma no parece de fashionista, sino, más bien, atemporal .“Es que esa es nuestra filosofía… ¡Aunque luego hay que competir con el resto, claro!” Y la mejor manera de hacerlo es con un buen precio, supongo yo, aunque a mí ya todo me parece caro, incluso las cantidades asequibles de las que habla Goyeneche… “Hombre, esto no es Zara-dice- Pero en Zara un anorak te cuesta ya 140 Euros ¿eh? Lo mismo que aquí.

Yo quería crear una firma sostenible que no fuera cara, porque al final lo ecológico en coches, en comida, en cualquier cosa es caro…, y no quería que el dinero fuera un motivo para no ser sostenible. Pero es cierto que a nosotros los tejidos nos cuestan mucho más, así que hasta que no vayamos cogiendo volumen, no podremos bajar más los precios ¡ Y no se si nos conviene hacerlo…!” Pasmada me quedo. ¿por qué no va a convenir que un producto de calidad se pueda vender más barato? “Te sorprenderá, pero cuando empezamos a vender fuera, por ejemplo en Austria que es uno de los mercados donde mejor nos va, nos llamaron de Regent, la mejor tienda de Salzburgo, para decirnos que les encantaba el concepto y que me dejaban el escaparate para el lanzamiento. Lo montamos y vendimos veinticuatro plumíferos en una hora de cóctel. Entonces el dueño me dijo: “yo se que esto se vende, pero no te voy a comprar el año que viene. Mis tiendas tienen gama alta de marcas y no quiero que mis clientes –estaba lleno de futbolistas-, que pagan mil euros por un Moncler, paguen 180 por un plumífero” ¡Decirle eso a un empresario! Obviamente en ECOALF ya se han puesto manos a la obra para que, una de sus gamas sea más alta, y ofrezca aún más calidad, a un precio más elevado. Javier se empeña en que lo vea y lo toque todo, hasta la propia tienda “aquí también hemos intentado que todo, las maderas, los hierros, todo, haya salido de vertederos y de basura”.

Le pregunto por qué no empezó por aquí en vez con aquella primera firma suya “Fun &basic” que acaparó la atención de los jovencitos, sobre todo por su precio, pero que murió en el intento “Porque empiezas como puedes y cometes errores. Yo me pasé un año buscando capital para ECOALF y no lo conseguía. Y lo logré justo veinte días antes de ponerme a trabajar en otra compañía… En abril de 2012 estaba yo solo; luego llegó José Múgica, mi socio, que es el Consejero Delegado y que lleva toda la parte de gestión de la compañía, mientras yo me ocupo de estrategia, alianzas, producto, comunicación etc… Y ahora ya somos 15” Sorprende que Javier consiguiera la fe de un socio y de unos inversores, después de haber fracasado en un negocio previo, porque en España hay mucho miedo al fracaso. “Es verdad. Hay miedo al fracaso y a reconocer los errores, algo que, sin embargo, se valora mucho en EEUU“ Y es lógico. Se aprende mucho en los fracasos y el éxito puede estar a un paso de ellos. El de ECOALF parece asegurado. Me alegro por sus creadores y también por nuestro mundo.

Personal e intransferible

Javier Goyeneche, gran jinete y aficionado al polo, nació en Madrid en 1970. Está casado y tiene dos hijos. No es nada rencoroso, ni muy de llorar, por más que le den tristeza las injusticias, pero sí se ríe con mil cosas “sobre todo con mis amigos” Le gusta “cada vez más el vino y la comida española”. La prenda fetiche de su armario son unos Levi’s 501 “que llevan conmigo 20 años” (solo usa Levi’s y Swatch).Dice no ser de muchos vicios y entre sus manías cuenta las de ser muy perfeccionista, autoexigente y ordenado. No se le repiten sueños ni pesadillas, le gusta la peli “El profesional” de Belmondo y la música de Miguel Bosé. De mayor le gustaría ser un buen padre y haber hecho algo de lo que se sienta orgulloso y si volviera a nacer “me encantaría hacer algo que tuviera que ver con la sostenibilidad o la naturaleza, sin tener que ver con la moda”.

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog