Menu
Menu

“Las infusiones libres de teína son las más recomendables para niños y ancianos”

Elena Cibrian. Naturópata y Nutricionista.

- ¿Como se prepara una infusión fría?
- Aunque dependerá de las plantas que utilicemos para preparar la infusión, normalmente los pasos a seguir serán los mismos que para preparar una infusión o tisana caliente, dejándola enfriar posteriormente. Por ejemplo podemos preparar una infusión de té verde con hierbaluisa o hierbabuena de la siguiente manera:
- calentar un litro de agua, y sin que llegue a hervir añadirle 4 cucharaditas pequeñas de té verde y 4 de hierbaluisa o si preferimos 8 hojitas de hierbabuena fresca (1 cucharadita = 1 bolsita o pirámide de infusión comercial).
- retirar del fuego, tapar y reposar durante 4 minutos.
- endulzar si se desea cuando aún no se haya enfriado, colar y guardar en una jarra de cristal.

- ¿Y tiene las mismas propiedades que una infusión caliente?
- Desde el punto de vista de la planta medicinal que utilicemos, sí que tiene las mismas propiedades, lo que ocurre es que al tomar una infusión caliente además obtenemos propiedades relajantes.

- ¿Hay infusiones más adecuadas para preparar en frío que otras? ¿Como cuales?
- Las infusiones de hierbas refrescantes, como la menta, la melisa, hierbaluisa, jazmín o la hierbabuena son ideales para el verano, y además combinan muy bien con jugos naturales de manzana, melocotón, pera o piña por ejemplo, así aprovechamos el aporte extra de vitaminas que nos ofrecen las frutas de temporada y su dulzor natural.

- Sin embargo, las infusiones frías, aunque refresquen más que las calientes, quitan menos el calor ¿no?
- En realidad lo mejor para combatir el calor son las bebidas templadas o a temperatura ambiente. Las bebidas muy calientes pueden ser recomendables en ciertos momentos para provocar la sudoración (y así enfriar la piel), y una bebida muy fría aunque nos puede dar una sensación muy refrescante, en realidad produce un descenso brusco de la temperatura del tubo digestivo que no es saludable y que el organismo tendrá que combatir rápidamente para recuperar la temperatura de 37º ideal para nuestro cuerpo. Además, para que la digestión se produzca correctamente, el organismo necesita una temperatura digestiva adecuada, por eso beber cualquier líquido muy frío durante la comida entorpecerá la digestión y el metabolismo de nutrientes.

- ¿También las hay adecuadas para los niños y los ancianos?
- Efectivamente, las infusiones libres de teína serán las más recomendables, por ejemplo el Rooibos, ya que aunque se conoce popularmente como “té sudafricano” en realidad no proviene de la planta del té, no contiene teína y es muy digestiva. Otras plantas medicinales como el anís, la manzanilla o el azahar son ideales para los más pequeños y los más mayores. Además como sabemos los ancianos y niños tienen unas necesidades especiales y corren más riesgo de sufrir deshidratación en verano, por lo que debemos prestar especial atención a su correcta hidratación.

- ¿Y cuántas infusiones se pueden tomar al día?
- Dependerá una vez más de las plantas utilizadas para la infusión: por ejemplo si contiene té (teína), no será recomendable tomar más de 4 vasos al día, o si contiene alguna planta diurética, como el diente de león por ejemplo, 3 vasos al día. No obstante, teniendo en cuenta las recomendaciones de cada planta y nuestro estado de salud específico, podremos disfrutar sin problema de 4-6 vasos al día de una rica infusión fresca de hierbabuena y anís acompañada de jugo de limón natural por ejemplo.

- Y a la hora de endulzarlas, si se desea, ¿cuál es el producto a elegir para hacerlo?
- Los jugos de fruta natural, la stevia o la panela sin duda son los edulcorantes más recomendables, pero también podemos elegir sirope de ágave, miel o azúcar moreno (de caña integral). ¡Cualquiera mejor que el azúcar blanco refinado o la sacarina!

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog