Menu
Menu

“La dieta mediterránea podría prevenir la aparición del Alzheimer”

Antonio Yusta Izquierdo, profesor de Neurología de la Universidad de Alcalá, Jefe de Neurología de la Gerencia de Atención Integrada de Guadalajara y neurólogo del Hospital Quirón-San Camilo de Madrid

 

Existe algún tipo de relación entre la alimentación y el alzheimer?

La evidencia científica acumulada en la última década ha demostrado que durante el desarrollo y el envejecimiento, los componentes de la dieta influyen en el desarrollo de las funciones cognitivas e intelectuales y pueden retrasar la aparición del deterioro cognitivo en las personas de edad.

La enfermedad de Alzheimer como muchas enfermedades crónicas y neurodegenerativas, parece ser causada por un estado proinflamatorio y de mayor actividad oxidativa.

Así se ha observado que tener la tensión arterial alta, sufrir de diabetes y tener un exceso de peso; pueden predisponer a sufrir de enfermedad de Alzheimer.

Se ha demostrado que tomar más de 4,5 gramos de sal al día induce un mayor estado proinflamatorio que haría que la muerte neuronal apareciese antes y se presentasen los síntomas de la enfermedad. También el exceso de peso parece aumentar el riesgo de sufrir de Alzheimer.

La diabetes produce una alteración en los vasos más pequeños que irrigan el cerebro y produciría un estado crónico de mala percusión cerebral, que favorecería la aparición de los síntomas del alzheimer.

Por lo tanto una mala alimentación con exceso de sal, azúcar, grasas a nidales y tabaco; no solo aumentan el riesgo de padecer hipertensión arterial y diabetes, si no también de que aumente la posibilidad de sufrir la enfermedad de Alzheimer.

 

Hay alimentos recomendados para prevenir o retrasar la aparición de la enfermedad?

Hay estudios clínicos que demuestran que la realización de una dieta mediterránea podría prevenir la aparición de la enfermedad de Alzheimer. La toma de vitaminas antioxidantes con la vitamina E y C (que están en grandes cantidades en las verduras y las frutas como las naranjas, los Kiwis, etc.), evitaran en parte, la oxidación que se producen en las neuronas y por tanto su muerte prematura. La toma de las vitaminas B6 y Vitamina B12 (verduras, pescado, carne, mejillones, etc,.) son fundamentales para la restauración de la mielina (el aislante) que envuelve a los axones (la prolongación de las neuronas) y que permiten que se comuniquen unas con otras y formen las sinapsis (donde contactan unas neuronas con otras). Se ha demostrado que cuando aprendemos algo se forman nuevas sinopsis, cuando se pierden, olvidamos más.

Otras sustancias como el ácido fólico (verduras y frutas) y los ácidos grasos omega-3 (pescado azul) también tienen efectos protectores sobre el sistema nervioso y previenen la muerte neuronal temprana.

 

Y una vez que ya ha hecho su aparición ¿requiere una dieta específica?

Cuando la enfermedad de Alzheimer ha hecho su aparición o cuando se empiezan a manifestar los primeros signos de deterioro cognitivo, es el momento de evaluar cómo está siendo la dieta del paciente. La dieta que deberá seguir es una dieta saludable del tipo mediterráneo con verduras y frutas en abundancia. Las proteínas fundamentales deberían de ser obtenidas del pescado, sobre todos pescados azules ricos en ácidos omega-3.

Se deberían de evitar aquellos alimentos que producen un aumento del colesterol los alimentos procesados o la grasa proveniente de la carne.

El 50% de nuestra materia gris del cerebro (nuestra corteza cerebral) está formada por ácidos grasos insaturados. Así,  los alimentos ricos en estos ácidos grasos insaturados (aceite de oliva, grasas vegetales) mejorarían el funcionamiento de esta corteza cerebral y además prevendrían el depósito de las placas de  beta-amiloide en el cerebro que son las que producen los síntomas de la enfermedad. También el ácido omega-3 prevendría la formación de estas placas letales para las neuronas.

 

Es cierto que los pacientes de alzheimer padecen desnutrición y pérdida de peso? ¿Y a qué se debe?

Pese a vivir en una sociedad desarrollada, hay grupos de población vulnerables, que tienen riesgo de sufrir desnutrición. Esto se observa sobre todos en los ancianos. En España el 25% de los mayores de 65 años tiene riesgo de sufrir desnutrición y un 4% la sufren. Los pacientes con enfermedad de Alzheimer, al sufrir síntomas cognitivos y pérdida de memoria, están más en riesgo de alimentarse y mal y de sufrir malnutrición. Entre un 15 y un 50% la van a padecer.

Esta desnutrición, que puede llevar a la caquexia, va a empeorar aún más los síntomas de deterioro intelectual y, por tanto, empeorar la capacidad para desarrollar sus actividades de la vida diaria, lo que a su vez produce más dependencia y acorta la supervivencia.

Además, hay que tener en cuenta como se ha expresado antes que el exceso de peso no quiere decir que se esté bien alimentado y que este propio exceso de peso es un factor de riesgo para la aparición de la enfermedad.

La propia enfermedad de Alzheimer va a producir cambios metabólicos que hace que el paciente pierda peso.  También hay que añadir que su capacidad olfatoria se altera (por la muerte de las neuronas del bulbo olfatorio) y, por tanto, la capacidad para captar el sabor de los alimentos desaparezca (todas las comidas saben igual), esto hace que el  de apetito disminuya y que de manera inconsciente baje la ingesta calórica necesaria para mantener un estado de nutrición adecuado.

 

Dependiendo del grado de la enfermedad hasta los cubiertos pueden ser un problema ¿qué hay que hacer en esos casos?

Cuando la enfermedad avanza el paciente puede olvidarse de cómo se manejan los utensilios de comida (dispraxia), cuando se sientan de lance de la mesa cogen un cubierto y no saben cómo utilizarlo. En estos casos solo hay que poner un cubierto. Si es sopa solo se pondrá la cuchara. Se les cortará los alimentos y se les dará un tenedor, no se les pondrá un cuchillo con el tenedor, no sabrán utilizarlos los dos juntos.

Es conveniente mantener horarios de comida, siempre los mismos. Este horario fijo de comidas les hará tener hambre a las mismas horas y orientarse temporalmente durante el día. Se evitarán comidas abundantes, es mejor realizar desayuno, dar una pieza de fruta a media mañana, la comida, la merienda y dar una cena no muy abundante.

Tampoco hay que olvidar que se les debe dedar abundantes líquidos, ya que también pueden perder la percepción de la sed por su deterioro neurológico.

 

Y si se olvidan de masticar o les cuesta, ¿conviene recurrir a alimentos picados o triturados?

En fases más avanzadas de la enfermedad de alzheimer, también se les puede olvidar masticar e incluso aparecer problemas de deglución. En estos casos o hay un alto riego de atragantamiento y de sufrir neumonías muy graves que pueden matar al enfermo.

Es aconsejable en estos casos dar el alimento sentado con el tronco ligeramente inclinado y enfriar la boca y la garganta con un helado, así se tragará mejor. Se evitarán los líquidos o se darán con espesante (se venden en farmacias y entran en la recetas de la Seguridad Social). Los alimentos con la consistencia de los yogures o natillas son muy apropiados. las gelatinas puedes er peligrosas pues al masticarlas se convierten en líquido y también se puede atragantar.

En último término, se aconseja la realización de una gastronomía. mediante endoscopia, se realiza un túnel desde el estómago hacia afuera por la pared abdominal y se coloca una sonda. Es una técnica que requiere hospitalización durante dos a 3 días, pero que facilita la alimentación adecuada del enfermo y evita su desnutrición si el tragar es imposible.

 

Si no se consigue cubrir las necesidades calóricas de los enfermos con la propia dieta ¿se recomiendan productos médicos nutricionales?

Si el paciente con Alzheimer está desnutrido porque no se puede alimentar de manera adecuada por la vía oral al atragantarse, se recomienda la colocación de una sonda por gastronomía, como se ha contestado en la pregunta anterior. Además de esto si puede tragar y está desnutrido hay batidos con componentes protéicos, vitamínicos y de lípidos, que pueden suplir las necesidades energéticas. Estos batidos se deben de dar bajo control médico y si son pautados por este también son cubiertos por la sanidad pública. Se venden en envases de 250 cc y el número de tomas dependerá del estado nutricional.

También hay fármacos que aumentan el apetito (medroxiprogesterona) y que se pueden pautar a pacientes durante un corto espacio de tiempo.

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog