Menu
Menu

Hablando y tocando

Caray con el silencio popular. Pero ¿cómo es posible que el PP aún no se haya decidido a comunicar quiénes serán los candidatos en tantas comunidades y alcaldías españolas? En Salamanca, por ejemplo ya lo han hecho el PSOE, con Enrique Cabero, y UPyD, con Óscar Sánchez –ambos repiten sus fallidas candidaturas de 2011-; pero el PP sigue guardando silencio. ¿A qué se debe el hermetismo de los populares en estas elecciones? Está claro que se juegan más que nunca y que no lo tienen fácil después de estos últimos años de crisis y sobre todo de corrupción, que han dejado al electorado tocado y a veces hasta hundido, pero no parece que la estrategia de ir hasta el borde del precipicio sea la mejor. Sobre todo, porque, en el camino, los electores pueden ir desarrollando simpatías por los candidatos que ya conocen. En todo caso, el hecho de que acabe de irrumpir la figura de Pablo Casado, ese joven diputado popular, guapete y ya con experiencia en las tertulias televisivas –tan imprescindible en nuestros días, como saben, para triunfar en política-, en las apuestas del PP para la Alcaldía o la Comunidad de Madrid, hace pensar que los populares están pensando mucho en quién tienen que proponer para estar al frente de cada uno de los ayuntamientos y comunidades del país. Necesitan que se les noten las supuestas ganas de renovación y regeneración que les piden tantos de sus  propios votantes que, como ellos mismos saben, por primera vez, miran hacia el lado de Ciutadans o incluso de Podemos.  Para el PP, sería vital conseguir ganar los ayuntamientos y comunidades de uno en uno, porque saben que solo así conseguirían demostrar que no han perdido tanto fuelle como les adjudican las encuestas. Sin embargo, existe un grave problema para ellos, mucho más allá del descrédito de tantas cosas sucedidas y que dejan una huella indeleble, que es el de no valorar la importancia de la cercanía. Quitando Madrid o Barcelona, donde todo se multiplica, las alcaldías en España no se ganan con las siglas, sino con las personas y son ellas las que tienen que convencer a través de sus propios méritos, mucho más allá de los partidos a los que pertenecen. Y esas cercanías se ganan hablando y si me apuran tocando… Y como los populares no decidan pronto a sus candidatos, estos no tendrán ni siquiera tiempo de hacerlo…

 

La Gaceta de Salamanca

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog