Menu
Menu

LAS CHICAS DE LA CONTRAPORTADA

 
Llevaba tiempo sin ver un diario deportivo sobre la mesa del desayuno. Es tan difícil tener tiempo de buena mañana, que los hombres de mi casa, mi marido y mis hijos, solo se permiten el lujo de leerse el As o el Marca en época de vacaciones. Como ahora andamos en las de Semana Santa, el ritual de ensaimada y noticias deportivas es sagrado. Y a mí me gusta.  No es que piense que en las páginas de deportes es donde encontrarán los varones de mi casa su faro y su guía, pero creo que es un entretenimiento más que saludable. Sin embargo, que quieren, me llevan los demonios cuando el periódico en cuestión  -en este caso el As y desconozco si con el Marca sucede lo mismo-cae boca abajo y, en la última página, me encuentro con el culo en pompa de una señorita. En este caso se trata, leo, del de Andreina, una surfera de Costa Rica, estudiante de periodismo, por cierto, y amante del fútbol, según se cuenta en el escueto recuadro de información que acompaña a su fotografía. La costarricense se ha tenido que “remangar” el tanga y volverse de espaldas a la cámara para poder optar a ese “gran honor” que es aparecer en las páginas de un diario que leen cada día miles de personas, casi todas del sexo masculino.
Yo, que siempre he dicho que soy feminista como todos los hombres y mujeres de bien que conozco, y que, como ellos, abogo por la equiparación de derechos entre hombres y mujeres, así como por su mejor relación y convivencia,, no me considero radical ni tampoco mojigata. NI siquiera le doy importancia a ver el culo de esta chica sobre la mesa del desayuno o a que mis hijos pequeños lo miren y se den codazos riéndose…, pero sí se la doy a que ella tenga que enseñarlo. A que se vea obligada, quién sabe por qué motivo,  a posar de esa manera, para que alguien la “valore” tanto, como para incluirla en unas páginas informativas, en calidad de…”¿nalgas de buen ver?  Ojalá esta chica, la tal Andreina, como todas las que aparecen en las contraportadas de los diarios deportivos, tengan la oportunidad de merecer algo más. Y ojala que, de una buena vez, esos diarios, en vez de este tipo de fotos, pongan las de unas palmeras en la playa o la de las novias, hermanas o madres de los tipos que se pasan una hora mirando el culo de las retratadas con tanta atención…

La Gaceta de Salamanca

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog