Menu
Menu

Graciosos de Ayuntamiento

Si hay algo que me repatea, de siempre, son los graciosos. Y los graciosos con vocación de provocar, ofender y dañar, mucho más. Y miren, qué quieren, es lo que me parece el tal Guillermo Zapata, ex concejal de cultura ya, del Ayuntamiento de Madrid, pero aún con acta en su poder, porque a eso no le da la gana de renunciar. En realidad, creo que él ni piensa que sus chistes sobre judíos en los ceniceros, o sobre los cementerios en los que encuentra los repuestos Irene Villa, por ejemplo,  sean tan ofensivos como se ha pensado. “Es humor negro”-ha dicho. “Lo considero una forma sana para reírnos de los horrores que hacemos los seres humanos” Unos chistecitos de nada, vamos… Pero eso sí, unos chistecitos  que no tienen ni puñetera gracia, de esos que les encantan a los antisemitas, a los pro terroristas, a los violentos y que incluso pueden ser constitutivos de delito.Y lo que es peor, que parecen indicativos indicativos de que, quien
los suelta y más aún en las redes, no solo tiene poco respeto por la ciudadanía y juega con asuntos que han provocado un inmenso dolor a millones de personas, sino que demuestran que no todo el mundo sirve para la política.
Ya se que muchos que precedieron a Guillermo Zapata tampoco valían para el asunto , pero, ya que estamos, supuestamente en un tiempo nuevo ¿no convendría tratar de ir a mejor en vez de a peor?
Creo que uno de los grandes males de este país nuestro, corrupción incluida, se encuentra en la ineptitud de muchos políticos, que creyeron que valían para su cargo y que carecían de cualidades para desempeñarlo. El comportamiento de Guillermo Zapata reabre la caja de los truenos, aunque Carmena, suave y cariñosa, empiece no atreviéndose a reconocer que no todo el mundo sirve para todo y que, si eso se detecta antes, mejor que después.
Alguien debería cortar de raíz las carreras políticas que empiezan con disculpas y justificaciones- Y ya que parece que no hay líderes en los partidos que lo consideren, igual sería deseable que fuera la Ley la que lo marcara. Digo yo que, si así fuera, señora Carmena, borraría usted de un plumazo del ayuntamiento a este Zapata con el que, estaría bien que reconociera que se ha equivocado y no dejara las cosas a medias…

 

La Gaceta de Salamanca

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog