Menu
Menu

“El surimi no sustituye ni al pescado ni al marisco”

 

 

1. ¿De qué está hecho el surimi?

El “surimi” es una pasta neutra que se obtiene de la carne o mejor dicho del músculo de ciertos pescados. Posteriormentesegún alimento al que se quiere “imitar” se le añaden diferentes aditivos para dar el sabor, color etc., luego se calienta y se le da la forma elegida. Se utiliza normalmente para “crear” sucedáneos del marisco ( vieiras, cangrejo, gambas…) y de pescado (gulas).

 

2. La carne de pescado que se utiliza en su fabricación ¿es de calidad?

La procedencia de la pasta de pescado utilizada es a veces un tanto incierta. De manera que son muchas las variables que pueden influir en la calidad del “surimi” desde la calidad de la especie elegida, hasta factores medioambientales que pueden afectar a la composición del pescado, incluso como se haya criado y el método de captura del pescado.

 

3. ¿Lleva también aditivos y colorantes?

Si, porque la pasta resultante después de los tratamientos a los que se somete el pescado,apenas tiene color además su olor y sabor escaso o nulo. Según el sucedáneo que se quiera imitar se le añaden diferentes aditivos para conseguir el mayor parecido posible tanto de aspecto como de sabor.

 

En general suelen llevar:

·       Aglutinantes (almidón, caseinatos…): para mejorar y mantener la textura yla hidratación.

·       Polifosfatos:para facilitar adoptar la forma elegida.

·       Potenciadores de sabor (glutamato monosódico E-621): con el que se intenta maximizar el aroma y el sabor.

·       Conservantes (salo el ácido sórbico). Para mantener la estabilidad.

·       Colorantes de origen natural: rojo cochinilla (E-120) y el carotenoide E-160

 

4. ¿Todas las marcas son iguales?

No, por supuesto que no, según las marcas pueden tener diferente composición nutricional. Todos parten del “surimi “pero cada fabricante crea su propio sucedáneo. Por eso, es muy importante, cuando vayamos a comprar nuestros alimentos mirar bien el etiquetado, donde encontraremos en orden decreciente todos los ingredientes, incluidos los aditivos utilizados. Así podremos elegir libremente cual de todos es el que más nos interesa comprar.

 

5. ¿Y en cuanto a la sal? ¿Es cierto que lleva grandes cantidades?

Es cierto que contiene una elevada cantidad de sal. La composición nutricional del “surimi “realmente no tiene nada que ver con la del pescado. El sodio se utiliza como aditivo por que es necesario para conseguir que la pasta adquiera la consistencia de gel característica y evitar que se desnaturalicen las proteínas.

 

6. ¿En su favor se puede decir que tienen muchas proteínas de alto valor BIOcológico?

Si, durante el proceso de producción del “surimi” se conservan hasta un 75% de las proteínas de los pescados que han sido utilizados como materia prima. De manera que aunque aportan menos proteínas que el pescado salvaje, se puede considerar como un alimento rico en proteínas de alto valor biológico.

 

7. Y naturalmente su precio ¿no?

El precio si comparamos las gulas con las angulas no cabe duda de que es infinitamente más barato, eso es obvio. Pero si nos paramos a pensar, estamos comprando un sucedáneo de pescado a un precio que oscila, más o menos, entre 20 a 25 € el kilo…y ahora se pueden encontrar pescados “naturales” que  cuestan mucho menos en cualquier pescadería.

 

8. ¿Pero son recomendables para la salud?

Es un alimento más, que puede incluirse en la dieta pero desde luego hay que tener claro que no sustituye ni al pescado ni al marisco. Intenta parecerse al pescado o al marisco, pero no lo es. Es un sucedáneo que aunque contiene proteínas y un bajo aporte calórico, aporta menos vitaminas y minerales, más carbohidratos, un alto contenido en sal, más aditivos y en algunos casos también más grasa, que su variante “real”.

 

9. ¿A cualquier edad?

En general es un alimento muy fácil de preparar que suele gustar a niños y mayores por lo que su consumo va en aumento, pero no se debe abusar de ningún alimento y menos de uno rico en sal, por lo que debe limitarse en una alimentación saludable. Según mi opinión personal, habría que moderar el consumo en niños y evitar en todas aquellas personas que necesiten pautas nutricionales específicas donde la sal  pueda ser un problema, como las que padecen hipertensión. Es responsabilidad de todos contribuir a trasmitir hábitos saludables en nuestras casas y enseñar desde pequeños la riqueza y variedad de pescados que tenemos en España y que “los nuevos alimentos” son un complemento y no un sustituto de ningún alimento, creo que es algo que ninguno debemos olvidar.

 

10. ¿Quien no debería comerlos además de las personas con hipertensión?

Las personas con alergias la pescado o marisco en general. Al no saber exactamente la composición de la materia prima con la que se ha elaborado el “surimi”es lo más prudente para evitar correr ningún riesgo innecesario.

 

 

Suplemento de salud de La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog