Menu
Menu

“Lo que congelamos son los óvulos, los gametos, no la fertilidad”

DR. JUAN ANTONIO GARCÍA VELASCO, director del IVI Madrid.

1.   Parece que, en los próximos tiempos la vitrificación será una constante ¿hasta qué edad se puede hacer?

La congelación de óvulos se puede hacer que una mujer quiera, pero lo cierto es que la calidad de los óvulos empieza a perderse a partir de los 35 años, y a partir de los 40-42 ya la técnica es mucho menos eficiente.  Obviamente la edad no es igual para todas las mujeres, pero podríamos decir que la segunda década sería la ideal, hasta los 35-38, de los 35 a los 40-42 sería posible, y a partir de ahí desaconsejable.

 

2.   En el caso de que exista un cáncer diagnosticado  ¿se debe realizar antes de la quimio y la radio?

El tratamiento oncológico lo definirá el oncólogo en función del tipo de tumor y su extensión, bien radioterapia, bien quimioterapia, o cirugía combinada con quimio/radio.  Lo que es importante es realizar la congelación antes de la tratamiento oncológico –y siempre que el oncólogo esté de acuerdo-, si no, ya llegaríamos tarde.

 

3.   En ese caso, ¿el proceso es igual que si no existe cáncer o hay algún otro protocolo?

Son protocolos individualizados: en tumores hormonodependientes usamos, además de la estimulación ovárica, un fármaco que bloquea la producción de estrógenos, mientras que en el resto no hace falta.

 

4.   Es posible que después de una quimio y una radio, si la mujer no tiene sus óvulos dañados, ¿se pueda realizar una vitrificación?

El problema es que la quimio/radioterapia suele dañar la línea germinal, y a veces incluso la mujer entra en fallo ovárico o menopausia, y ya no respondería. Va a depender del tipo de tratamiento oncológico que precise –hay fármacos que afectan más y otros menos a la reserva ovárica- y de la edad de la mujer –cuanto más mayor sea, mayor riesgo de fallo ovárico posterior-.

 

5.   ¿Cómo sería el proceso?

La paciente, tras ser informada del proceso y de mutuo acuerdo con su oncólogo, recibe una medicación diaria –son inyecciones subcutáneas, tipo “insulina” o “heparina”- durante 7 a 10 días, y durante ese tiempo se le hacen 3-4 ecografías para ir viendo el desarrollo folicular y ajustar la dosis.  Una vez que han crecido, se extraen los ovocitos por ecografía vaginal y con sedación para que sea indoloro –esta extracción lleva unos 10-15 minutos.  En total, en unas 2 semanas está completado el proceso.

 

6.   ¿Los óvulos vitrificados, garantizan que las mujeres podrán ser madres en el futuro? O, al igual que si intentaran tener niños de forma natural, eso nunca está asegurado…

Lo que congelamos son los óvulos, los gametos, no la fertilidad: es decir, esto le va a permitir a una mujer intentar tener hijos en el futuro con su material genético en el caso de que tras su tratamiento oncológico no lo consiga de forma natural.  Pero efectivamente, la reproducción asistida, aunque tiene una tasa de éxito cada vez mayor, no es un 100% y por lo tanto es importante explicárselo a la paciente para no crear expectativas irreales.

 

Suplemento de salud de La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog