Menu
Menu

“En la actualidad la ingesta de grasas trans no constituye un problema de salud pública en nuestro país”

Dr. Pedro Pablo García Luna, Presidente de la Sociedad Andaluza de Endocrinología y Nutrición.

¿Qué son las grasas trans?
Son unos ácidos grasos (AG) que poseen, al menos, un doble enlace de configuración espacial  trans. Los AG trans se encuentran de forma natural, en la carne y la leche procedentes de rumiantes, pero también pueden formarse por hidrogenación de los aceites vegetales para obtener grasas semisólidas para la elaboración de distintos alimentos.

¿Son tan perjudiciales como se dice?
Sí, pero solo los AG trans de origen artificial o industrial, no los de origen natural.  Existen numerosos Estudios  mostrando que su ingesta aumentaba el riesgo de padecer alteraciones cardiacas.En la actualidad, los científicos creen  que los efec¬tos adversos debidos a la ingesta de AG trans se inician mediante cambios en el perfil de las lipoproteínas séricas, y  que existen cambios en la  respuesta inflamatoria y la fun¬ción endotelial.

¿Por qué las han prohibido en EEUU?:

Por los  motivos señalados anteriormente. Son perjudiciales para la salud, teniendo en cuenta sobre todo que su ingesta más importante comienza en la edad infantil. .

¿En España están reguladas o la normativa es tan laxa como para que cada empresario haga lo que quiera?
En el momento actual, no existe en España la obligación de incluir el contenido de AGt en el etiquetado de los alimentos.
Si bien la legislación española, la Ley 17/2011 de 5 de julio, de seguridad alimentaria y nutrición establece, en relación a los AGt:
a) Artículo 40, punto 6: En las escuelas infantiles y en los centros escolares no se permitirá la venta de alimentos y bebidas con un alto contenido en ácidos grasos saturados, ácidos grasos trans, sal y azúcares. Estos contenidos se establecerán reglamentariamente. b) Artículo 43: Punto 1: En los procesos industriales en los que se puedan generar ácidos grasos «trans», los operadores responsables establecerán las condiciones adecuadas que permitan minimizar la formación de los mismos, cuando se destinen a la alimentación, bien de forma individual o formando parte de la composición de alimentos. Punto 2: Los operadores exigirán a sus proveedores la información sobre el contenido de ácidos grasos «trans» de los alimentos o materias primas que les proporcionen y tendrán a disposición de la administración la información relativa al contenido de ácidos grasos «trans»en sus productos.Punto 3: Estos requisitos no se aplicarán a los
productos de origen animal que contengan, de manera natural, ácidos grasos «trans».
¿Qué cantidad de grasas trans solemos consumir al día en España?:

En el caso de España, la ingesta media de AG Trans se situaba en 2,1 g/día (0,7% del aporte total de energía). La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), ha elaborado un Informe Científico sobre el riesgo asociado a la presencia de AG trans  en los alimentos, en el que señala que, en base a datos de la dieta española y los contenido de AG trans en los alimentos, la ingesta estimada de estos AG trans de origen industrial es inferior a las mencionadas en el proyecto europeo TRANSFAIR (2,1 g/día, equivalente a 0,7% del aporte calórico total).

¿Y cuánta sería la máxima que deberíamos consumir?:

Las recomendaciones nutricionales para la población incluyen una disminución de la ingesta de los AG saturados y AG trans. La OMS recomienda que el consumo de AGt no supere el 1% de la ingesta energética total. En Europa, algunos países, como los nórdicos, han dictado sus propias normas y recomendaciones, sin embargo la European Food Safety Authority (EFSA) solamente indica que el consumo debe ser lo más bajo posible.

¿Usted creé que se deberían prohibir?

Es necesario que se desarrollen y se apliquen normativas que regulen el contenido de AG trans en los alimentos comercializados en nuestro país, incluyendo los productos importados de otros países donde la legislación puede ser más laxa o incluso inexistente, para que en el futuro continúe el  cambio favorable en la ingesta de los distintos tipos de AG, incluyendo el descenso de  los AG trans. En este sentido, la legislación europea debería favorecer la obligatoriedad de declarar el contenido de AG trans de los productos en su etiquetado.

Están presentes en bollerías industriales y otros productos pero ¿también en las margarinas?

Según los datos de que disponemos y del Informe  FESNAD , actualmente, en España, las margarinas no constituyen una fuente de significativa de AGt, ya que su contenido es inferior al 1 %. Por otro lado, la mayor parte de los AGt que se consumen en la actualidad proceden de alimentos que los contienen de manera natural, como los productos lácteos y algunas carnes. En la actualidad, la ingesta de AGt no constituye un problema de salud pública en nuestro país.

 

Suplemento de salud de La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog