Menu
Menu

La sonrisa de Mas

A Artur Mas se le ve feliz y contento en estos días de campaña en los que las encuestas parecen favorecerle. No se le quita la sonrisa de la cara ni cuando el Banco de España dice que ve riesgo de “corralito” si Cataluña se independiza. Mas sigue sonriendo y,  después de hacerle un “corte de mangas” al PP, PSOE y Podemos, critica al Gobernador de la entidad, Luis Linde, y le señala con el dedo  acotando su declaración: “hay gente que tiene el poder y no quiere perder la silla. Hoy tenemos otro ejemplo, el del gobernador del Banco de España. Personas al servicio del Estado que no quieren perder el poder”, y desdeñando su advertencia: “Es irresponsable e indecente amenazar con cosas que nadie en un país democrático se atrevería a insinuar. Lo hacen porque no tienen ningún otro argumento”. Y se queda tan ancho y vuelve a sonreír. Parece que nada le quita la sonrisa a este Más, que en otro tiempo, no muy lejano, según me han confirmado fuentes muy cercanas a él se hacía llamar “Arturo”. Ni siquiera deja de sonreír cuando le  dicen que la independencia lleva a la salida de la Unión Europea con toda seguridad,, posiblemente a la salida del euro, y sin ninguna duda a la marcha de tantas empresas que ya se están preparando para lo que pueda suceder el día 27. Por ejemplo Pronovias, que lo ha declarado públicamente. Pero también otras muchas que lo comentan en voz baja, sin atreverse a alzarla, por las consecuencias que les pueda deparar, en círculos  empresariales donde el asunto les tiene muy preocupados. Mas, que si no se cree Superman, poco le falta, sigue azuzando a las masas iluminado, casi mesiánico,  y se permite el lujo de advertir él al resto de España: “España se juega mucho. Imaginad que no haya acuerdo con la deuda púbica española. ¿Cómo haría frente el Estado a su deuda si no hay acuerdo para que Cataluña asuma su parte? El precio de no ponerse de acuerdo es implacable”. Y vuelve a su estado feliz y sonriente. No sé yo si disfruta tanto de todo esto porque liderar a la gente desde un púlpito tramposo, como si fueran ovejas engañadas, le sube la adrenalina o porque, simplemente, él tiene sus patrimonios tan a salvo fuera del que quiere que se convierta en un país independiente, y todo le da lo mismo.  Igual es un poco de esto y un poco de aquello… Solo espero que los catalanes que le siguen, devotos, sepan verlo, pintado en su sonrisa.

 

La Gaceta de Salamanca

Back to Blog

Comentarios

Deja un comentario

Back to Blog