Menu
Menu

“Con coleta o sin ella, las buenas maneras en política son imprescindibles”

Quien más, quien menos, conoce y aplica en su día a día unas normas básicas de cortesía y buenas maneras. Aunque si uno quiere profundizar, siempre es buena idea acudir al ‘Debrett’s Etiquette and Modern Maners’, la biblia inglesa de las buenas maneras. Un apreciado manual que ha inspirado durante siglos a autores como Oscar Wilde y que ha servido de base a las escritoras Marta Robles y Carmen Posadas para dar forma a ‘Usted primero’ (Espasa), un ensayo sobre las buenas maneras que, explican sus autoras, está “documentado a través de la literatura, el cine, el arte y el sentido común” y en el que no solo recogen las normas pautadas desde el uso y la costumbre, sino que se atreven con las reglas no escritas que rigen el complicado universo de la conquista, el amor y hasta la infidelidad.

“Queríamos hacer algo mucho más amplio que el propio Debrett’s, no solo un libro de buenas maneras, sino un libro de reglas no escritas en el que contáramos esas cosas que habitualmente no se cuentan -explica la escritora y periodista Marta Robles-, y siempre partiendo del concepto de elegancia entendido como no hacer daño a los demás”. “Los ingleses, tan partidarios de las formas, siempre lo han tenido presente y es admirable porque en la vida es tan importante el fondo como las formas”, añade Posadas.

Otro ingrediente fundamental de este ensayo es el humor, que las autoras utilizan en abundantes dosis para esquivar la pedantería habitual de los libros tradicionales de las buenas costumbres. “Nos reímos de nosotras y de las situaciones”, avanza Posadas, que parafrasea a Evelyn Waugh, autor de ‘Retorno a Brideshead’ para recordar que “la mejor manera de hablar de las cosas serias es hacerlo en broma”.

Robles y Posadas coinciden en la pérdida gradual de las buenas maneras, circunstancia que consideran la “resaca de épocas muy formalistas en las que todo estaba codificado”. Para Robles, “las formas van variando, pero la esencia continúa” y recuerda que “todos pertenecemos a alguna tribu que se rige por sus propios códigos para aislarse de otras tribus y sentirse diferente y protegido”.

Con todo, matizan que se pueden variar pero no perder las buenas formas en ningún escenario, incluido el político, que experimenta una tendencia a rebajar el tono formal tras la irrupción de nuevos partidos políticos regidos por códigos alejados de las formas tradicionales. Para Robles, “las nuevas generaciones cambian las formas pero no las pierden” y recuerda que llevar una corbata no significa que se observen mejor las formas, sino que hay que cuidar el lenguaje -verbal y no verbal- y “ser enormemente generosos para aprender a compartir y llegar a los consensos”. “Espero y deseo que las nuevas generaciones, con corbata o sin ella, con coleta o sin ella, aprendan que las buenas maneras son imprescindibles, porque implican el respeto al otro y es lo que posibilita la convivencia social”.

Las autoras recuerdan también que internet no es un “territorio sin ley”donde “todo vale”, por lo que sugieren aplicar el sentido común y el respeto al otro a la hora de decidir cuándo se puede atender el móvil, como comportarse en el ‘whatsapp’ o cómo cortar la comunicación, así como recordar que el correo electrónico tiene su propia etiqueta.

 

Diario de Navarra

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog