Menu
Menu

Machistas ocultos

Con el asesinato a tiros de una mujer a manos de su esposo, en presencia de su hijo de quince años, que eleva a 45 las víctimas asesinadas en 2015, son muchos los que vuelven a alzar la voz pidiendo soluciones y también algunos los que aseguran que no existe esperanza. Sin embargo, por mucho que no se haya conseguido frenar por completo las agresiones a las mujeres en este lado del mundo, no son ni siquiera comparables a las que se producen en otros lugares del planeta, donde sus inexistentes derechos las convierten en blancos perfectos. Es cierto que algo falla en nuestro planteamiento, porque los maltratos continúan existiendo pero, si se mira en positivo, se ve que hemos avanzado mucho. Ahora las mujeres maltratadas pueden denunciar y sus agresores y asesinos van a la cárcel. Y no hace tanto que eso era impensable. Eso no es consuelo, desde luego , en días como el de hoy cuando reflexionamos sobre el motivo que se esconde tras la muerte de cinco mujeres en cinco días, pero si es un razonamiento obligatorio para no tirar la toalla y dejarle el camino libre a todos esos monstruos decididos incluso a matar, con tal de no perder su situación de privilegio. Los mismos que, según los expertos, se levantan aún más airados tras las manifestaciones, pero también los que acabarán pensándose si matan o no, al vernos a todos decididos a que sus crímenes no queden impunes. Tampoco deberían quedar sin castigo las palabras de quienes, como Arcadi Espada, tratan de boicotear la lucha contra este problema enquistado que a él, como a todos los machistas reconocidos u ocultos, no les conviene erradicar.

 

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog