Menu
Menu

Reglas de oro del «saber estar»

Nunca o casi nunca está justificado perder las «buenas maneras», aseguran las escritoras y amigas Marta Robles y Carmen Posadas y por eso, unidas por su devoción a la «biblia» británica de la elegancia y las buenas costumbres, han escrito un libro en el que desvelan las reglas de oro del «saber estar». Usted primero, publicado por Espasa, es un manual en el que las autoras, además de normas de comportamiento, comparten con los lectores las reglas no escritas que, han explicado a Efe, conducen a una convivencia «más llevadera». Desde cómo comportarse en un funeral (esquelas, pésames, entierros y funerales), a cómo lidiar elegantemente con un ex, pasando por las normas ante una primera cita, el sexo, la infidelidad, de cómo recibir en casa o cómo vestirse para diferentes ocasiones hasta las reglas básicas para escribir en redes sociales, el libro quiere ser una guía práctica para el día a día. Es una reinterpretación del famoso Debrett’s británico, aseguran las autoras que explican que no han tratado sólo de aconsejar sobre cómo deben colocarse las copas y los cubiertos en una mesa sino que hablan de sociología, literatura, historia y otras muchas cuestiones. Y ¿en qué fallan más los españoles?: en los «pecadillos» de la vida cotidiana, señala Marta Robles: «El no dar los buenos días en el ascensor, no pedir perdón o decir gracias», detalles que, sin embargo, son la base de la convivencia.

Y Carmen Posadas, uruguaya de nacimiento, recuerda cómo, cuando llegó a España, pensaba que todo el mundo estaba enfadado: «Se habla con muchos imperativos». Pero no vale con una pátina de buenas maneras, ya que las escritoras explican que hay gente que piensa que «cumpliendo dos o tres reglas es ya elegante». «Hay un personaje que me molesta especialmente», dice Posadas, que es el falso señorito andaluz, «ese que te abre la puerta y te dice lo guapa que estás pero luego es un machista redomado». Según Robles, «se supone que todos somos capaces de ser elegantes y generosos pero hay gente egoísta que no quiere.

 

Diario de León

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog