Menu
Menu

Yo viajaba en Iberia…

Hace dos días, me encontré atrapada en el aeropuerto de Bilbao, junto al resto del pasaje del vuelo a Madrid, de Air Europa, de las 16.45 del que, tras dos horas de demora, ni siquiera no habían ofrecido información por el megáfono.“Son problemas técnicos.-me dijeron al acercarme al mostrador – Falta una pieza que vendrá en otro avión a las 20.30 y luego, ya veremos”. “¿A las 20.30? ¿Y cómo viene? ¿en diligencia?”-pregunté. Después de poner en común el pataleo con tantos viajeros que encima, como yo, habían volado esa misma mañana a las 7.10  y acumulaban al cabreo, sueño y cansancio,  tocaba buscarse la vida.  Sobre todo porque, para muchos de nosotros, por trabajo y familia, quedarse a dormir no era una opción. Uno a uno fuimos desenfundando nuestro móviles y quien más y quien menos llamó a su agencia de viajes, a su cuñada que trabajaba en Air Europa o al que barría en un operador de billetes de avión y todos corrimos a la cola del mostrador , a ver si las señoritas nos daban alguna solución. Pero ni mentando a santa María José Hidalgo, conseguimos que nos asegurasen que nos reubicarían en el siguiente vuelo, ni tampoco que nos anularan el billete sin cargos. Yo opté por sacarme otro billete -que me costó casi 270 euros-, porque sabía que quedarme me saldría aún más caro y me juré no volver a viajar en Air Europa. Cuando pregunté a mi compañera de fatigas del día  qué tal le había ido su vuelo a Valencia me dijo: “Igual que a ti.” “¡Si es que no se puede viajar en Air Europa!”- me quejé.  “Ya. Pero yo viajaba en Iberia…”

 

La Razón

Back to Blog

Comentarios

Deja un comentario

Back to Blog