Menu
Menu

“No hay relación entre el gluten y la obesidad”

Dr. Camilo Silva Froján, Especialista en Endocrinología y Nutrición. Clínica Universidad de Navarra

 

1.¿Para qué sirve el gluten en nuestra dieta?

Es un nutriente proteico que forma parte de la composición de algunos cereales. No es esencial para el ser humano, por lo que podría prescindirse de su ingesta por una causa justificada.

 

2.Entonces, se puede vivir perfectamente sin gluten, ¿no?

Si, aunque su retirada de la dieta debe realizarse por una causa justificada y de manera médicamente supervisada.

Aunque hay pocos estudios sobre la presencia de déficits vitamínicos o minerales, el seguimiento de una dieta sin gluten podría asociarse a una menor ingesta de vitamina A, tiamina (vitamina B1), o riboflavina (vitamina B2).

 

3. ¿Y si se elimina de la dieta, favorece que no se produzcan inflamaciones?

El concepto “inflamación” es demasiado poliédrico como para dar una respuesta general. Puede decirse, no obstante, que en los pacientes con enfermedad celiaca la retirada del gluten mejora la inflamación de la mucosa intestinal.

 

4. Cada vez hay más celebridades que se lo quitan de la dieta para adelgazar, ¿tiene este efecto?

No hay evidencia de este efecto.

 

5. Pero, ¿cualquiera puede eliminar el gluten de la dieta sin que se produzcan efectos secundarios?

Siempre bajo supervisión médica y de manera justificada y personalizada. La composición de los alimentos sin gluten no es necesariamente mejor que la de los alimentos con gluten (perfil de ácidos grasos, índice glucémico, fibra, proteínas, por ejemplo).

 

6. Los defensores de eliminarlo de la dieta aseguran que su consumo provoca inflamaciones abdominales, y también diabetes de tipo 2 e incluso que favorece la aparición del Alzheimer, además de engordar… ¿Que habría que decir de todo esto?

No hay evidencia de una relación entre dieta con gluten y mayor incidencia de Alzheimer, diabetes tipo 2 u obesidad.

En lo que respecta a la “inflamación abdominal”, si entendemos que se trata de inflamación de la mucosa intestinal de los pacientes con enfermedad celiaca, ésta mejora con el seguimiento de una dieta sin gluten y empeora con la dieta con gluten. Si entendemos la distensión abdominal asociada a la flatulencia (mayor cantidad de gases intestinales) debe recordarse que este efecto, al seguir una dieta con gluten, puede ocurrir por la presencia de enfermedad celiaca, de una sensibilidad al gluten de tipo no celiaco (raro) o por la malabsorción de FODMAPs (frecuente). Esta última posibilidad nos alerta sobre el hecho de que una mejoría digestiva al excluir los alimentos con gluten no necesariamente es debida a la restricción del gluten, sino a una disminución de los FODMAPs en la dieta, por ejemplo.

(FODMAPs es el acrónimo inglés para Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles Fermentables).

 

7. ¿Es cierto que la falta de gluten puede provocar estreñimiento…?

Al prescindir de alimentos con gluten se puede disminuir la cantidad de fibra en la dieta.

 

8. ¿El gluten tiene alguna ventaja?

Determina en gran medida la elasticidad de los productos de panadería.

 

9. ¿Y solo sienta mal a los celiacos, o puede no sentar bien por alguna otra razón o dolencia?

Puede darse una sensibilidad al gluten de tipo no celiaco (raro) o a la malabsorción de FODMAPs (frecuente), como ya he dicho. Los alimentos con gluten también contienen otras sustancias (FODMAPs) cuya disminución en la dieta puede mejorar los síntomas digestivos en pacientes con algunas enfermedades como el síndrome de intestino irritable. De hecho, las dietas bajas en FODMAPs son una alternativa muy efectiva en el tratamiento de los pacientes con síndrome de intestino irritable y a veces en otros cuadros de dispepsia funcional.

Suplemento de La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog