Menu
Menu

¿SEGUNDA VUELTA?

Según un sondeo de Metroscopia publicado por el diario El País, el 61 por ciento de los españoles quiere que los partidos políticos pacten y eviten las elecciones. Y yo me sumo. Es decir, a mí también me rechiflaría que todos esos señores que andan con sus escaños colgados en el brazo y repartiendo nombramientos a los suyos antes de tener las cosas claras hicieran un ejercicio de vocación de servicio y nos demostraran que quieren el bien común y no el de sus partidos. Por desgracia, parece cada vez más difícil pensar que entre nuestros dirigentes quepan los acuerdos. Cualquier movimiento hacia un lado o hacia el contrario, los de enfrente lo interpretan, ya lo saben, como una puñalada; así que  ya me dirán cómo van a encontrar un camino de consenso, por mucho que sea por el bien de España.

Ni siquiera el Rey se ha mostrado optimista en  audiencias a los partidos y su frase ha sido la de “ es posible que nos volvamos a ver muy pronto”. Vamos que no parece que ese deseo compartido por la mayoría de los votantes se vaya a hacer realidad. Yo no tengo bola de cristal y las encuestas me las creo lo justo, pero, por lo que dicen si los comicios se repitieran, los resultados serían muy parecidos y lo único que variaría sería que Podemos sobrepasaría al PSOE y que Ciudadanos se reforzaría en un par de puntos. ¿Qué pasaría entonces? ¿Es que acaso se podría pactar mejor? Pues probablemente tampoco. Y entonces ¿por qué Podemos se muestra tan interesado en que se repitan? La respuesta es fácil: porque están a muy poco de sobrepasar al PSOE y eso les daría un peso aún mayor en la política española. Sin embargo, está claro que Podemos y las demás fuerzas políticas que andan soñando con esa segunda vuelta no se han preocupado de pensar en cómo afectaría ese desgobierno hasta que se alcance una cierta estabilidad, pero lo innegable es que el ajuste pedido a Bruselas de 10.000 millones se concentraría en otoño, se paralizarían las reforma estructurales y los inversores extranjeros retrasarían sus decisiones. O lo que es lo mismo nos quedaríamos en punto muerto durante meses y meses hasta que algún Gobierno pudiera tomar las primeras decisiones económicas y todo ello haría que el 2016 se convirtiera en un año perdido para las reformas imprescindibles en España o para la consolidación fiscal que pide la UE. Así las cosas, ¿se comportarán los políticos y, atendiendo a nuestras necesidades y deseos, evitarán la segunda vuelta?

La Gaceta de Salamanca

Back to Blog

Comentarios

Deja un comentario

Back to Blog