Menu
Menu

“Cuando tenía treinta años el amor era una patria y un destino”

BIBIANA FERNANDEZ, actriz
 Bibiana Fernández: «Me he retirado del sexo; ya no lo practico»

Conozco a Bibiana desde que era Bibi y morena. Y desde entonces, hasta ahora, no ha habido un día que no haya aprendido algo escuchándola,  o que no me haya reído al coincidir con ella. Que es guapa, salta a la vista. Pero además es inteligente, divertida, simpática, ocurrente y generosa. Y por si eso fuera poco, es buena persona. ¿Diva? Lo justo y necesario para estar siempre con pinta de ser una actriz de Hollywood de las de antes. Pero tan cercana y tan natural, que a veces deja en ridículo a los que se le aproximan con tonterías.  Bibiana curra, además, como una fiera. Porque le gusta y porque no le queda otra. “Yo no me jubilaré. –dice Bibiana-. Si no me muero antes, con 95 iré con tacataca y tacones. No me puedo permitir ese lujo de jubilarme. Pero vamos, tengo que dar gracias a Dios por tener trabajo y porque me está saliendo más.  Y lo celebro porque de esa manera podré cumplir con todas mis obligaciones y salvar deudas. No me voy a quejar porque en un país donde hay gente que lo pasa muy mal yo he tenido una vida estupenda. Solo pido salud y si me tengo que jubilar con 90,pues lo haré”. Así que nos queda Bibiana para rato, en televisión y en el teatro también, donde ahora anda de pareja Manuel Banderas, haciendo “El amor está en el aire” en el Infanta Isabel de Madrid. No sé si el amor estará en el aire, pero sí que cambia según va pasando el tiempo. A partir de los 35, dicen que ya no se abandona nada por él…  “Con los años cambia todo.-precisa Bibiana- Pero en mi caso se invirtió la cifra y en vez de ser a los 35 fue a los 53. Es que soy de larga duración. Con 30 y con menos de 30 lo abandoné todo por amor. Fue una patria y un destino. Ahora ya existen muchos destinos y soy una viajera q dispuesta a viajar a cualquier lugar, pero sin necesidad de que sea por amor.”  Me extraña que una guerrera del amor, infatigable como Bibiana, de pronto renuncie al amor, pero por lo que cuenta ha peleado mucho y ahora ya se cansó. Pero ¿y del sexo? “Me he retirado. No practico. Soy católica apostólica y romana no, pero menos practicante. Pues con esto lo mismo. Y no me ha dejado un vacío. Eso es como todo: cuando lo dejas y pasa mucho tiempo te da mucha pereza. ” Hay otros amores. Como el que se tiene a los hijos. El más puro tal vez. “Me quedé con ganas en su momento, cuando rondaba los 40. Pero ahora ya me conformo con ser la que malcría a los hijos de las amigas o la que tiene una relación ya con chicos que antes eran más pequeños y ahora son adultos… Ahora ya no tengo edad. Si viniera un niño a mi vida no tendría capacidad y me daría muchísimo miedo no estar bien y sana y cuerda para cuando él me necesitara.” A quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos, o perros, que dan mucho menos la lata…”Tengo perros y los amo como si fueran hijos…, pero sé que son perros Yo siempre digo que el amor no distingue de sexos, ni de religiones, ni de colores, ni de géneros…Pero evidentemente cuando digo lo que quiero a mis perros y la gente me dice “son perros” les digo que yo lo sé. Que si me enseñan un diño digo  “mira esto es un niño y esto es un perro” Sé distinguir, pero para mí ocupan un espacio afectivo muy grande.” Además, como bien sabe Bibiana, se puede querer a los niños, a los perros y a quien haga falta. Caben muchos amores en el mismo corazón “Muchos, muchos. Fíjate, la gente que dice que cuenta los amigos con los dedos de la mano a mí me da pena..“  Y a mí ver a tanta gente sola, por mucho que el amor esté en el aire“Está en el aire, pero como dice el subtítulo de la obra “aquí no hay quien respire” Y yo creo que eso explica a la perfección el estado real de las cosas. Yo no paro de respirar por si las moscas, porque además  si no, me ahogaría…, peo no siempre viene de la forma que quieres.”. Amor habrá, pero anda que no hay celos e infidelidades en el aire y en la tierra…”La infidelidad mata menos que los celos .Por lo menos se manejan mejor.” No está mal tener el amor de un amigo en escena. Aunque vete a saber si es más fácil trabajar con un amigo que con un desconocido “Podría ser más difícil, porque a veces surgen discrepancias. Pero en este caso no. Manuel Banderas es fácil. Cero problemático. El único problema es su exigencia con el trabajo, que a veces yo lo veo de otra manera, porque soy más alocada. A lo mejor eso produce algún roce, pero venial… Es un ser maravilloso como actor y como persona y nos adaptamos perfectamente.” Le pregunto , si con él se aprende los guiones o sigue improvisándolos como cuando trabajaba con su amiga Loles León “No, no. Esto funciona mucho como partitura. Loles tiene otro carácter, otra manera de ser. Y entonces se daba más el que pudiéramos improvisar y enloquecer. Manuel trabaja como con partitura. Si un día hay un pisotón, pues improvisamos, pero si no, partitura.” Con partitura para actuar, cantar, bailar y hacer todo lo que se puede hacer en un escenario… “Pues sí. Y para mi era muy difícil porque la profesora de canto me decía: “tienes que sacar el diafragma para hincharlo y tener aire” y yo le decía “¡pero si llevo toda la vida metiendo tripa…!” Tenía una vida hecha a medida para no ser cantante… Fue difícil, pero luego le pones buena voluntad y todo sale…” Le digo que ya se la podrían poner los políticos…”Desde luego, porque no distingo la nueva política de la vieja, me parece que estamos en el lugar de siempre, como la ranchera.

 

PERSONAL E INTRANSFERIBLE

Bibiana Fernández nació en 1954, en Tánger. Está  casada “porque nunca me divorcié” no tiene hijos, y se siente orgullosa “de seguir sabiendo vivir, de no haber perdido la curiosidad o el interés por las cosas” No se arrepiente de nada, perdona pero no olvida “la memoria, sin recrearte en ella es buena.” Le hacen reír “los amigos” y llorar “muchas veces la actualidad. Esa especie de desinterés que tenemos por las cosas que nos hace mucho preocuparnos un día de ellas y al siguiente olvidarlas…”A una isla desierta se llevaría “libros, pelis y amigos ” Le gusta comer y beber “Mucho. Soy o de Coca-cola o de Tequila. No tengo término medio.. Y comer…, lo que me pueda permitir. Soy buena comedora. Me gusta comer mucho y bien. Pero luego me paso grandes temporadas de mi vida a régimen, tomando verduras, pescado, planchas, hervidos y cosas que te permiten llevar una vida saludable… Es que no siempre la salud y el placer van de la mano” No tiene manías, pero vicios “todos” Antes soñaba que volaba pero ahora “no sueño mucho y si sueño debe ser que los somníferos no me dejan recordar. De mayor le gustaría ser “feliz” y si volviera a nacer “sería lo mismo, lo firmo otra vez”.

 

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog