Menu
Menu

“Algunos superalimentos están contraindicados en personas que consumen ciertos medicamentos”

ELISA BLAZQUEZ, Encargada del departamento de nutrición de la Clínica de Medicina Integrativa y bloguera (htpp://tunutricionistaintegrativa.com)

 

 1.- ¿Qué son los súperalimentos?

Este término se utiliza para denominar determinados alimentos que son especialmente ricos en antioxidantes, vitaminas, minerales y fitoquímicos. Generalmente se trata de semillas, bayas, frutas, algas o vegetales que son muy nutritivos.

Su consumo es útil para mejoran el potencial antioxidante de la dieta y son beneficiosos para la salud general.

Algunos ejemplos de superalimentos son la chía, la quínoa, la maca o la chlorella.

 

2.- ¿Desde cuándo se conocen?

Realmente estos alimentos se consumen desde hace miles de años, en especial por pueblos indígenas. Pero recientemente han cogido fama en nuestra sociedad desde que los exportamos y hemos estudiado sus bondades para la salud.

En la última década los llamados “superalimentos” se han empezado a incluir en multitud de dietas y muchos nutricionistas los recomendamos por sus bondades para la salud.

 

3.- ¿Y cómo los utilizamos?

Normalmente se compran en preparados que suelen venir molidos. En la actualidad hay diversas empresas que los producen así para consumir directamente. Se venden aislados o en bolsas combinadas con distintos superalimentos molidos.

Se suelen tomar en el desayuno, como parte de batidos vegetales o para completar cremas de verduras o espolvoreados en las ensaladas.

Con tomar una o dos cucharadas al día es suficiente.

También los podemos encontrar en cápsulas como suplemento nutricional.

 

4.- ¿Los deberíamos utilizar, tal vez de otra manera?

Esta manera es cómoda para consumo habitual, pero algunos superalimentos como las semillas pueden oxidarse si se mantienen mucho tiempo molidos. En este caso es preferible que se muelan justo antes de consumirlas o se hidraten durante un par de horas en agua u otra bebida. De esta manera aprovechamos mejor sus propiedades.

Otros, como la planta Moringa tiene distintas propiedades según la parte que consumamos, se pueden hacer infusiones con sus hojas, tomar el aceite de sus raíces, las hojas molidas o sus semillas.

Por ello es bueno que se conozcan las distintas posibilidades de consumo y variedades y se incorporen en la rutina como parte de una dieta variada y equilibrada.

 

5.- ¿Tienen algún tipo de contraindicación?

Al tener cantidades tan altas de fitoquímicos y antixodantes si que pueden estar contraindicados en personas que consuman determinados fármacos o en ciertas enfermedades. Por ejemplo, las algas pueden estar contraindicadas en personas con enfermedades tiroideas o las semillas enteras en personas que tengan divertículos.

En caso de enfermedad es conveniente preguntar a un especialista y saber cuál es la mejor manera de consumo.

 

6.- ¿Y los pueden consumir todo tipo de personas?

Se trata de alimentos, por lo tanto pueden ser consumidos por todas las personas adultas sanas. Solo habrá que ser más cautelosos en caso de enfermedad por si hay contraindicación, pero en general son incluso beneficiosos para mejorar nuestras defensas.

Su consumo es especialmente recomendable en personas deportistas, sometidas a estrés, personas que coman fuera de casa y no puedan controlar todo lo que consumen o mujeres en la edad de la menopausia.

 

7.- ¿Se encuentran con facilidad o solo en establecimientos especializados?

Se encuentran fácilmente en herbolarios y tiendas de comida ecológica.

 

8.- ¿Y no sucede que, algunos de ellos se ponen de moda, se piensa que son la panacea como las bayas de goji y al poco se les empieza a sacar defectos?

Es importante saber de dónde vienen estos alimentos, normalmente tienen estas propiedades porque se cultivan a altitudes y temperaturas extremas que hacen a la planta producir más antioxidantes que las protegen y las hagan más resistente. Si cultivamos bayas de goyi en España, por ejemplo, no tendrán las mismas propiedades que aquellas que vienen cultivadas del Tíbet. De ahí los defectos que se les ha podido otorgar en algunos casos.

 

Por otro lado, destacar que efectivamente se trata de alimentos con un elevado poder antioxidante y sus fitoquímicos se han estudiado en la prevención de enfermedades, como reguladores endocrinos, beneficiosos para mejorar las defensas, etc. Pero no debemos olvidar que lo importante es el conjunto de la dieta. Si consumimos estos alimentos dentro de una dieta desequilibrada y con alimentos de escasa calidad, el beneficio de su consumo se puede contrarrestar.

 

Suplemento de salud de La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog