Menu
Menu

“No me quiero perder el futuro”

 

FRANCINE GÁLVEZ, presentadora y directora de contenidos de “Oficiorama” ( La 2)

Francine Gálvez fue la primera chica negra de nuestra televisión. Alguna más hay en la actualidad, pero ella fue la primera que nos iluminó con su maravillosa piel oscura y su sonrisa deslumbrante, hace más de 25 años.  Desde entonces, no solo por su belleza distinta, aunque influyera, se convirtió en una de las presentadoras/periodistas/comunicadoras más sexys del panorama nacional. Es guapa y lo sabe. Y es un plus, claro. Pero sobre todo es una mujer inteligente y vocacional que ama tanto la televisión como para sentirse casi mejor que en ningún otro sitio. “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”, decía Confucio. Pues así las cosas, Francine no da ni golpe. Y eso que lleva en la pequeña pantalla, sin parar, como decía, más de  un cuarto de siglo y que ni siquiera recuerda en cuántos programas de televisión ha participado. Antes, además,  solo los presentabam pero ahora, crea formatos, los dirige, los produce… “Muchos sí.  En otros, como Oficiorama,  un programa que ahora se emite en la 2, a las 18.30 de la tarde, sobre cómo serán las profesiones más interesantes y sorprendentes que habrá en 2050, que me ha dado muchas satisfacciones y me ha hecho pensar que no me quiero perder el futuro, solo llevo la dirección de contenidos. En el  último que presenté en Telemadrid ‘Mi gran boda en Las Vegas’ , que era un formato muy divertido en el que llevamos a esa ciudad de las bodas y el pecado a parejas que querían sellar su amor casándose allí, también me encargué de la producción. Y me encantó” Lo dice con convicción y vehemencia. Como solo sabe hablar Francine. Ella es una de esas mujeres que no se guarda nada en el forro de la chaqueta, lo pone todo sobre la mesa, incluso en esa, de debate,  de “Amigas y Conocidas” que comparte muchas  mañanas en TVE, donde otras prefieren no arriesgar tanto… “Te diré que cada mañana que voy a ese programa aprendo de la vida, de la actualidad, del mundo… De verdad que estoy muy agradecida de tener la oportunidad de sentarme con grandes mentes y personas maravillosas. No es peloteo. Admiro profundamente a mis compañeras y a mi jefe. Es un regalo del que muy pocos disfrutan en esta profesión”  Hablamos de la tele de hoy y de la de ayer, de todo lo que se hizo y lo que se hace y Francine da rienda suelta a los recuerdos y al optimismo. “Estoy pasando un momento de completo enamoramiento de mi profesión. Ha habido otros  en los que no he disfrutado tanto, quizás por no estar muy convencida de lo que hacía.  Es verdad que, como en todos los sectores, vivimos en una situación más precaria que antes. Con poco dinero hay que agudizar el ingenio y eso ha puesto en primera fila el reporterismo, que es mi género favorito; pero echo de menos el tiempo de reflexión que había antes y los programas que se cocían a fuego lento. Esos programas de los 80  que hicieron que quisiera formar parte de la familia de quienes contaban las cosas que pasaban”. Francine fue el lado exótico de los informativos de TVE, la mujer que abrió la puertas a apreciar otros mundos que entonces no parecían tan cercanos; pero no solo en en la pública, también en las privadas “donde debo decirte que incluso me he sentido mejor tratada que en la pública. El objetivo de cualquier televisión es conseguir que a la audiencia le guste tu programación. Y es lo que intentan todas. Las privadas han ganado la batalla porque son más ágiles y no tienen tanta burocracia. Y Yo, como te he dicho, me he sentido hasta mejor tratada en ellas, aunque mi casa siempre será TVE que es donde nací a la profesión”. Una profesión en la que caben muchos discursos, el neutro, el amable e incluso el beligerante. En “Amigas y conocidas” saltan chispas, pero también hay acuerdos. En política no… “Es obvio que los políticos están pensando más en sus intereses partidistas y personales que en nuestro país. Las posturas son muy distintas y sin diálogo posible, porque nadie quiere aceptar que tu interlocutor también tiene una parte de razón, salvo Rivera, como hemos visto. Me da mucha pena, porque mientras tanto ¿quién se ocupa de los verdaderos problemas de los españoles?”  Y mira que hay problemas. Unos cuantos, de todo tipo. De educación, trabajo y hasta de esperanza. No es fácil pensar que todo volverá a ser como antes… “A mí me preocupa especialmente pensar que nunca más volverá a haber bienestar generalizado o si los jóvenes tendrán que emigrar para tener un buen futuro o si seguirá subiendo el número de millonarios a costa de que haya más pobres. Espero que seamos capaces de dejar a la próxima generación un mundo menos malo. De eso precisamente va “Oficiorama”, de pensar en un futuro mejor.” Está claro que está entusiasmada con ese formato, pero no sé si eso significa que esto que está contando ahora es lo que más le interesa que le cuenten a ella en TVE “yo soy una espectadora del mundo, abierta a cualquier cosa que pase. No me pierdo los programas de debate político, pero también sigo los relities. Mi canal favorito es La 2, pero zapeo por todos: desde Divinity o 13TV a Discovery Max, que es más masculino. No podría vivir sin saber qué se cuenta del mundo y te confieso que veo mucho friki” Francine es la gran defensora de la tele, ha hecho casi todo tipo de formatos y ahora mismo ya no se atreve a decir que no haría este o aquel. Y eso que, como todos, hay algunos programas que no considera “imprescindibles”, si no todos lo contrario. “Es cierto. Hay programas que es posible que fuera mejor si no existieran. Pero yo no soy nadie para obligar a la gente. Soy extremadamente liberal con lo que se puede o no ver. Los límites los pone la ley. A partir de ahí, que cada uno vea lo que quiera. La televisión es un reflejo de la sociedad que tenemos. Si no triunfan los programas culturales o los llamados “de calidad”, por algo será”

PERSONAL E INTRANSFERIBLE

Francine Gálvez nació en Camerún, en el año “secreto de Estado” Está “soltera porque quiero” Se siente orgullosa “de mi familia y de mis amigos “ Se arrepiente “de no haber creado una familia propia” Perdona “siempre” pero “tengo una memoria fotográfica”. Le hacen reír “las bromas, las tonterías de youtube, un chiste…Y llorar “la rabia, la impotencia y la pena”. A una isla desierta se llevaría “Todo lo que me dejaran para convertirla en un chillo out”. Le gusta comer “cada vez más, comida vegana, aunque nunca renunciaré al jamón de jabugo” y beber “vino bueno”. No tiene manías “aunque habría que preguntarle a mi pareja” De los vicios “me estoy quitando”. Duerme “como un tronco” y le cuesta recordar los sueños. De mayor le gustaría ser “escritora” y si volviera a nacer sería “científica y no pararía hasta inventar el teletransporte.

La Razón

Back to Blog

Comments

Deja un comentario

Back to Blog