Menu
Menu

Dedicatorias

En estos días de feria del libro y dedicatorias  pienso en cuántos escritores van luego a la Cuesta de Moyano y encuentran, ay, tantos suyos dedicados. Si se trata de una dedicatoria a un desconocido, todavía, pero ¿qué hay de los firmados a los más queridos? Pues que para ellos también hay mucha dedicatoria repetida. Entenderán que cuando hay que atender a multitud de lectores  es preciso tirar de dedicatorias ensayadas, que queden bien aunque no existan vínculos personales en los que sustentarlas. Pero sucede que, sobre todo quienes firman a mansalva y cuentan con devotos que rezan delante de cualquier palabra suya escrita a mano, acaban valorando su “con cariño” como si fuera parte de la obra, y se lo ponen hasta a sus amigos de la infancia. Hombre, no. Verán  Hay tres tipos de dedicatoria, la genérica (A Pepito, con afecto), correcta para cualquier desconocido; la megalómana, en la que el autor habla de si mismo y como mucho del contenido del libro (Para Pepito esta historia de fantasmas o para Pepito,  la historia del campeón de tenis que pude haber sido), más que aceptable cuando no hay relación; y las cómplices, que incluyen aquel a quien van dedicadas (a Pepito en homenaje a su sonrisa, a Pepito agradeciéndole su atenta lectura, a Pepito cuyos ojos fijos en mis renglones imagino cuando escribo…).  Solo  en las últimas hay  verdadera dedicación y si se cambiara el nombre dejarían de ser convincentes….Hay excepciones.  Mario Vargas Llosa, a sus colegas les escribe “A Pepito, de  su lector y amigo” y triunfa. Habla de él y vale para cualquiera pero ¿a quién no le gusta creer que lo lee un Premio Nobel?

 

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog