Menu
Menu

“No queremos que nada perturbe la paz de mi madre (Pepa Flores)”

Celia Flores, cantante

Celia Flores

 Miguel Martínez

 

Dicen que tiene el porte de su padre y los ojos de su madre; pero además goza de personalidad propia e iniciativa para inventarse proyectos. Se llama Celia Flores y es hija de Pepa (Marisol) y de Antonio (Gades) y de entre todos los talentos de familia ha elegido el de cantar (“Aunque en casa cantamos todos”). A ella le parece que no, pero yo creo que ser hija de genios no permite ser igual que el resto de los mortales “Hombre –dice Celia- se puede ser igual perfectamente. Lo que pasa es que a lo mejor tienes acceso a ver cosas y aprender cosas de la cultura o de la música que otras personas no tienen…Pero el día a día sigue siendo igual” Celia tiene en su madre y en sus hermanas María y Tamara a su mejor público. Como también en su hijo Curro, de ocho añitos ya. Pero todos ellos son, además de su mejor apoyo, los mayores críticos “Es que son los que te quieren y te siguen y están pendientes de tu evolución”. Celia se estrenó en esto de la música de la mano de un grande como Paco Ortega y con él se decidió a conseguir un reto que ya tiene superado: hacer un álbum con las canciones que hizo inmortales su madre, Marisol, tanto de niña como de mayor, ya siendo Pepa. No lo tenía fácil porque necesitaba un dinero que no tenía y se decidió por el crowfunding. Y fue mágico porque recibió primero el apoyo de su madre, de sus hermanas y de muchos personajes populares, como Natalia Verbeke, Antonio Carmona o Diana Navarro, y después del público que ya ha convertido el sueño en realidad. El disco se grabará este mes e irá acompañado luego de una gira por España e Hispanoamérica, donde adoran a su madre, a la que homenajean en el disco. Toda una responsabilidad “Realmente lo es. Desde que empecé con Paco Ortega en 2005 y grabamos el primer disco he hecho muchas cosas, pero nada como esto. Porque esto es un homenaje a mi madre que implica, como dices, mucha responsabilidad. No pretendemos copiar ni hacer nada parecido a lo que hacía ella. Digamos que tenemos versiones de sus temas y queremos hacerlos con un enfoque diferente, llevándolos a nuestro estilo, pero siempre desde el respeto y el cariño.” Muchas de las canciones que aparecerán en ese disco me las sé de memoria. Pertenecen a mi infancia. Por eso le pregunto a Celia si cree que también llegarán a la gente más joven. “Hombre, realmente son temas atemporales totales y las composiciones son súper modernas realmente, aunque sean antiguas. Además, al darle el enfoque más nuevo que pretendemos, seguro que conseguimos llegar a la gente más joven. Y no creo que sea muy difícil porque son temas que se pegan, que se encienden al momento.” Pensaba yo en la austeridad de Marisol, ya Pepa Flores, alejada de todo desde hace tanto y también en que tengo la sensación de que no es una mujer de homenajes “Pues mira, en el fondo está muy contenta viendo la ilusión que tenemos nosotros. Y además también tiene curiosidad de ver qué hacemos con esos temas.” Seguro. Pero me temo que eso de esperar la crítica de una madre tan artista, debe ser para echarse a temblar. Aunque no sé si hubiera sido más temible aún la de su padre. Dos perfeccionistas en todo caso.  “ Mi madre mira desde lejos. Nos da vía libre absoluta para que hagamos lo que queramos de verdad. Ella está totalmente al margen; pero claro, le gusta saber, dar su opinión y orientarnos. Y si hubiera estado mi padre habría pasado lo mismo. También él era muy perfeccionista.Siempre me ha gustado pedirle consejo a ellos porque, a quién mejor”. Lo cierto es que consejo y guía sí, pero aparición estelar no. Me refiero a su madre, claro. Todo el mundo querría verlas juntas, escuchar sus dos voces en uno de esos temas míticos como Tómbola, el Cochecito o Bossanova junto a ti; pero me temo que eso no será posible “Es que tampoco se lo quiero pedir. Ella está muy tranquila en su vida que ha elegido ella y la dejamos al margen totalmente. O sea lo hacemos de corazón, porque no queremos que nada perturbe la paz que tiene”Le digo que me señale su canción preferida y, como era de esperar apunta a las canciones de su madre ya adulta  “Es que esas me pueden… Por ejemplo Galería de perpetuas o Háblame del mar, marinero… Hay muchas. De las de niña prefiero no decirte una en concreto. Me gustan todas y creo que a la gente le va a parecer muy interesante escucharlas con nuestro toque personal”. El proyecto que tiene a Celia sonriente y feliz se llama Demarisolapepaflores.com y no solo comprenderá un disco y y una gira; además preparan un documental y un proyecto audiovisual que recoja el montaje del espectáculo. Celia, que lleva el apellido materno “porque mi hermana eligió el de mi padre y además siempre he convivido con mi madre y mi abuelo y llevar el nombre de esa parte de la familia me pegaba más y me quedaba más bonito”, está feliz recuperando las canciones de su madre. Ahora le toca un verano de trabajo duro, para sacar el proyecto adelante que tendrá que compaginar con los bolos, con su hijo y con su trabajo en una tienda de ropa “pero soy una luchadora, como todas las mujeres de hoy en día”.

 

 

PERSONAL E INTRANSFERIBLE

 

Celia Flores nació en Madrid, está soltera, tiene un hijo, se siente orgullosa “de los valores que me han inculcado mis padres, que creo que son la base de todo” No se arrepiente de nada: “todo lo que pasa en la vida te hace ser la persona que eres hoy.” Perdona siempre, pero no olvida. Le hace reír “Todo, porque intento sacarle el lado positivo a todo y soy una persona muy risueña.Quien me conoce te lo dice” A una isla desierta se llevaría “a mi hijo” Su manía es “cantar todo el rato” Su vicio “bailar, que también me gusta” No se le repiten los sueños. De mayor le gustaría “dedicarme plenamente a la música y hacer lo que me gusta realmente” Y si volviera a nacer sería “la misma persona”.

 

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog