Menu
Menu

Marta Robles: «Los pilares de la inseguridad son la falta y el exceso de protección»

Marta Robles sorprende con su nuevo libro y se quita las máscaras en las que se ha protegido de sus temores y que han servido de maquillaje para sus inseguridades. Una reflexión sobre la inseguridad en primera persona que, según confiesa, «tiene menos pretensión literaria que vocación de ayuda». Este «streaptease» emocional le ha animado, además, a escribir su próxima novela que saldrá en febrero de 2017 y no dejará a nadie indiferente.

Marta Robles/ Periodista y escritora

Esta semana publica el libro «Haz lo que temas» de Planeta, una reflexión sobre la inseguridad en primera persona. ¿De dónde surge esa inseguridad?

–Los dos pilares de la inseguridad son la falta y el exceso de protección. Yo sufrí tanto un exceso de protección por parte de mi madre por puro amor excesivo como una desprotección total por parte de mi padre porque no le gustaban los niños. Soy la menor de tres hermanos, unos niños monísimos y yo era fea, desgarbada y tremenda. Antes de cumplir los doce años ya medía lo mismo de ahora, 1,73 centímetros, y pesaba 30 kilos. Cuando me convertí en cisne llevaba todas esas cicatrices y me pasé toda la vida tratando de buscar el reconocimiento de mi padre como tantas otras personas.

–Cuesta creer e, incluso, lo reconoce al inicio del libro que la gente que la piensa, por el contrario, que es extremadamente segura…

–Cada uno se tiene que construir sus propias máscaras. Está claro que no puedes hacer que tus máscaras se peguen a la piel y acabe sin que se te vea. La mía, por ejemplo, son los tacones y nunca voy sin ellos. Hay prácticas que son parte de tu propia máscara. Que el público vea que eres la más segura del mundo es casi tu obligación. Otro aspecto importante es lo que pueden conseguir los inseguros cuando alguien cree en ellos porque si alguien cree y deposita su confianza en mi puedo alcanzar la luna.

–Se mete en un género, el de la autoayuda, que nada tiene que ver con sus otros libros. ¿Por qué?

–Este libro tiene menos pretensión literaria que vocación de ayuda. Lo he hecho para ayudar a la gente y cuando te miras en el espejo de otro de alguna manera te sientes acompañado. Hablo de cómo paliar los efectos de la inseguridad sabiendo que la perfección es enemiga de lo bueno. Si consigo ayudar a una persona me doy por satisfecha.

–¿La inseguridad está relacionada con la falta de autoestima?

–La inseguridad genera falta de autoestima. Las personas inseguras nos comparamos con los demás y siempre salimos perdiendo. Los inseguros no sabemos decir «no» porque siempre queremos la aprobación de los otros y necesitamos el cariño de los demás y en un momento determinado no tenemos capacidad para decidir. La inseguridad tiene una parte muy positiva, la duda que es lo que genera el movimiento del mundo: dudo, pienso, luego existo, pero si esa inseguridad adquiere una proporción patológica no te deja decidir. Para afrontarla tenemos quemirar a nuestro interior y a nuestras propias capacidades.

–El libro no se centra sólo en su relato sino que se completa, además, con la aportación de la psicóloga Paula Martín de Bustamante.

–El hecho de contar con la voz autorizada hace que los inseguros puedan mirar, contrastar y los expertos también. Doy mis fórmulas de andar por casa y los más profesionales los da Paula Martín de Bustamante. Es un libro muy completo y puede ayudar mucho.

–¿Ya ha superado la inseguridad?

–La inseguridad no se supera, pero el primer punto para vivir con ella es reconocerla. El hecho de haberla reconocido en voz alta y hacer esta especie de «streaptease» sentimental me parece que es un paso adelante si no para superarla, para domesticarla y aprender a convivir con ella y tratar de aprovechar sus cosas positivas y apartar las cosas negativas. Ahora todo es más llevadero para mí.

A vuela pluma

Marta Robles sorprende con su nuevo libro y se quita las máscaras en las que se ha protegido de sus temores y que han servido de maquillaje para sus inseguridades. Una reflexión sobre la inseguridad en primera persona que, según confiesa, «tiene menos pretensión literaria que vocación de ayuda». Este «streaptease» emocional le ha animado, además, a escribir su próxima novela que saldrá en febrero de 2017 y no dejará a nadie indiferente.

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog