Menu
Menu

“Cuando un adolescente tiene más de 30 de índice de masa corporal se considera enfermedad”

Dr. Adelardo Caballero, director y coordinador del Instituto de Obesidad.

 

¿Es la obesidad un problema cada vez mayor entre los adolescentes?

Sí, porque actualmente un 25%  de los adolescentes sufre sobrepeso y un 15%  ya son obesos.

 

¿A quién afecta más a chicos o a chicas?

La afectación es muy similar  en los dos grupos.

 

¿Cuándo se puede considerar una enfermedad?

A partir de un IMC  superior a 30 ya se puede considerar enfermedad para los adolescentes mayores de 12 años. Para  los niños hasta 12 años utilizamos las tablas de percentil.

   

¿Y cuáles son sus riesgos?

Los riegos de desarrollar una diabetes, enfermedades cardiovasculares, apnea del sueño y sobre todo los efectos que se pueden generar cuando son adultos, acortando la esperanza de vida.

 

¿Y su tratamiento más eficaz, después de la prevención, es la cirugía?

Lo más importante es la prevención, con dietas, ejercicio físico y vida poco sedentaria, en definitiva hábitos de vida saludables.

Una vez se ha llegado a la situación de obesidad, y si los tratamientos con dietas no han sido eficaces, se deben emplear tratamientos más invasivos, bien por endoscopia como el balón intragástrico o por laparoscopia con distintas cirugías como implantación de Banda Gástrica, reducción de estómago o By- pass en casos muy extremos.

En breve vamos a probar en adolescentes un nuevo balón intragástrico que no necesita endoscopia para su implantación ni su explantación.

 

¿Antes de decidirse por la cirugía es recomendable tratar de probar alguna dieta?

Sí, es recomendable probar dietas y cambios de hábitos de vida como hacer deporte, disminuir el tiempo de TV, videojuegos, etc. hacer vida al aire libre. Es muy positivo también que los adolescentes se integren en deporte de grupos, donde puedan conseguir un buen desarrollo somático y emocional.

 

Y esa cirugía ¿en qué consiste?

Empezamos con los tratamientos menos invasivos como El balón intragástrico, es un balón de silicona que se introduce en el estómago por endoscopia., produce sensación de saciedad precoz, al ocupar espacio.

Ya en tratamientos por laparoscopia con cirugía mínimamente invasiva, tenemos la Banda Gástrica Ajustable,  que es banda de silicona  que se coloca en la parte superior del estómago, para limitar la entrada de alimentos, o la técnica denominadaGastroplastia Tubular,  que es una reducción de estómago, dejando un pequeño estomago en formad de tubo. Y como opción en caso más extremos,  la técnica de Bypass  que consiste en la modificación anatómica del sist digestivo  para limitar la absorción en el intestino.

Cualquiera de estas técnicas hay que acompañarlas de un seguimiento nutricional e incluso psicológico para ayudar al adolescente a adaptarse a su nueva situación.

 

¿Y cuáles son sus riesgos?

Los riegos de los tratamientos  endoscópicos son mínimos y en el caso de la cirugía por laparoscopia, también son riesgos muy limitados por los avances tecnológicos, con una recuperación muy rápida y confortable.

 

Si se practica una cirugía en la adolescencia, ¿se controla la obesidad ya para la edad adulta?

En una gran medida, sí se resolverá el problema y entre  un 20% y un 25%, habrá que hacer un tratamiento posterior complementario.

 

Suplemento de salud de La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog