Menu
Menu

“En la vida hay que moverse y salir de la zona de confort”

PATRICIA URQUIOLA, arquitecta

Patricia Urquiola, arquitecta

Foto: Cipriano Pastrano

Patricia Urquiola es española. Asturiana de nacimiento. Pero nadie lo diría al escucharle hablar. Su acento es indefinible. Ni de aquí ni de allá. Solo por él, es fácil deducir que vive fuera, pero sería raro acertar su patria chica o la de adopción. Patricia viaja tanto, que en el sonido de sus palabras se concentran mil voces de distintos lugares. Los mismos que han observado sus ojos azules, con mirada de artista, antes de trabajar en ellos. Vive en Milán, pero es la arquitecta y diseñadora española más internacional del momento,  así que se mueve de un lado a otro sin parar. Ahora Europa, luego EEUU, después Australia…, sus diseños están por todas partes y tienen todo tipo de tamaños: hoteles, oficinas, apartamentos, vajillas, estanterías, lámparas, alfombras… En estos días ha pasado por Madrid para visitar su última obra aquí: un showroom de cerca de doscientos metros cuadrados en una villa histórica de principios del siglo XX, para la firma suiza de aparatos sanitarios Laufen. A lo mejor, en estos tiempos no demasiado buenos para la arquitectura en España, hasta los grandes han de contentarse con rediseñar espacios en vez de diseñar nuevos edificios… “Son malos tiempos para la arquitectura, pero los arquitectos españoles son muy cultos, una generación impresionante, con capacidad de autocrítica y de resistencia. En la Bienal de Venecia, el premio al mejor pabellón fue para el español, por hacer un análisis tan crudo, pero tan inteligente sobre todas las arquitecturas no acabadas. Fue un trabajo precioso…; O sea que espero que nuestros geniales arquitectos resistan estos malos tiempos, porque creo que España tiene el nivel de arquitectura más envidiable del mundo.” No lo pongo en duda. Pero sí es cierto que ahora no tienen las mismas oportunidades. Se construye mucho menos…  “Bueno, el interiorismo es una parte del mundo de la arquitectura. Y desde él se ve mucho el sentir de la ciudad. En estos días que he pasado en Madrid he estado en varios restaurante y he visto una serie de pequeños locales, hoteles, restaurantes…, es como si todo se hubiera movido, debido, imagino que a la crisis, y mucha  gente con cultura y con buena preparación, hija de otra gente que tenía otros trabajos, se ha dedicado a proponer espacios para poder hacer restaurantes y todo tipo de negocios con muchísima gracia, muchísimo cuidado y mucha cultura. Al volver a Madrid, se nota que la ciudad está creciendo de una manera muy coherente y agradable. Es un trabajo, insisto que posiblemente tiene que ver con la crisis. El caso es que hay que readaptarse haciendo lo que sea.”  Patricia Urquiola habla sin parar. Tiene mucho que contar de la arquitectura y de su trabajo. Y más ahora que es directora de arte de la firma italiana de mobiliario y diseño Cassina.  Habla de las white box (caja blanca) de las galerías de arte, que siempre han funcionado como espacios neutros donde recibir las obras,  de las grey box (caja gris), que han funcionado de la misma manera en el caso de las tiendas de muebles de las marcas italianas, y de cómo a ella todo eso se le ha quedado pequeño de alguna manera “Era un poco una limitación, así que pensé en hacer una pared de materiales y colores que se mezclasen entre ellos, según la tienda, desde un aluminio anonizado,en varias tonalidades, a varios colores de fondo de pared, desde el naranja rojizo a tonalidades más neutras. Vamos conjugando colores y materiales como paramento que encajan en una linealidad negra..” Sigue hablando Patricia, con pasión, pero con tantas descripciones técnicas, que sospecho que no todo el mundo entenderá si las recojo para esta página. Así que cambio de tercio y le pregunto por los nuevos materiales que utilizan los artistas contemporáneos “Lo que sucede es que el mundo digital se ha mezclado con el mundo real. Yo creo que esa es la gran revolución Hay un artista inglés, que se llama Ed Atkins y es un joven representante de Inglaterra. Yo soy una apasionada de su trabajo y es todo digital. O sea, que el mundo virtual está conectado a la tecnología de cualquier tipo. La tecnología está cambiando muchas cosas…”Hablamos ahora de la distancia de las raíces. Porque Patricia, aunque de lujo, también es una emigrante…   “He tenido mucha suerte con la familia que me ha tocado. Me ha dado mucho cariño. Yo creo que idealizo un poco España, porque es un lugar emotivo en mi memoria; pero a mí me tocó Italia, Milán, y me siento bien allí y no me pregunto que hubiera sido de mí si me hubiese quedado y hubiese hecho otra vida. Esa no soy yo. O sea, que más que nostalgia, lo que tengo son bien presentes mis raíces españolas. Además, vivir en el extranjero, hoy en día no es estar tan lejos… Y si viviera en Madrid, por ejemplo, pues también añoraría Asturias. Yo creo que en la vida hay que moverse y salir un poco de la zona de confort… Una de mis hijas está en Londres. No sé si se quedará allá, pero no seré yo quien deje de animarlas a que se muevan y vayan encontrando experiencias.” Supongo que, para los arquitectos, es especialmente bueno moverse, pero no es tan fácil. Quizás Patricia tiene un secreto para que la reclamen en todo el mundo…¿Cuál? “Para mí es fundamental poner el mismo entusiasmo en un proyecto de cualquier escala. En mi estudio entramos en cosas muy complejas y en cosas muy simples. No sé si será bueno para que funcione mejor, pero para mí es la base. Acabamos de hacer dos hoteles en Milán. El primero era un Room Mate español, un hotel asequible, en un edificio de época; y en nuestra propuesta, que fue muy irónica y muy fácil, usé a Cassina que nunca había trabajado con un hotel que no fuera de cinco estrellas; al mismo tiempo hice un hotel de cinco estrellas en el Lago di Como, con un tema mucho más sofisticado, más arquitectónico…Así que tuvimos que trabajar a dos niveles muy distintos en cada hotel y fue muy bonito para el estudio, porque pude demostrar al equipo que, aunque trabajemos con elementos distintos tenemos que buscar la calidad dentro de la situación en la que nos encontremos. Ha sido muy educadito para el estudio y estamos muy orgullosos de los dos resultados distintos, interesantes y competitivos”.

 

PERSONAL E INTRANSFERIBLE

Patricia Urquiola nació en Oviedo en 1961. Está casada, tiene dos hijas, y se siente orgullosa “ de haber tenido la suerte de convertir mi pasión en mi trabajo”. Se arrepiente “de no poder dedicar más tiempo a los demás”. Le hacen reír “mis hijas y la entrañable vida cotidiana” y llorar “la injusticia, la violencia y la ignorancia” A una isla desierta se llevaría “varios libros, música ilimitada (con un dispositivo “sun charge) y a mi marido”. Le gusta comer “de todo. Especialmente comida asiática y europea”. Y beber “de todo, a excepción de las bebidas alcohólicas de alta graduación”. Su manía es “ querer entender el origen de las cosas y desarrollar el proyecto hasta el final.” Su vicio “fumar. Lo dejé durante diez años y, después de dos fumando, me planteo volver a hacerlo” Se le repiten dos sueños “ el examen de ingreso al Colegio de Arquitectos de Milán y el de vivir un año sabático”. De mayor le gustaría ser “directora de cine” y si volviera a nacer sería “arquitecta y diseñadora de nuevo”.

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog