Menu
Menu

“Aprovechamos el tirón de Vis a Vis para estrenar “Drac Pack” en el teatro”

NAJWA NIMRI, actriz
Najwa Nimri: «Empecé en el cine aprendiendo a disparar, eso sí que fue un “shock”»

Aún recuerdo la primera vez que vi a Nawja Nimri en el cine. Fue en la película “Lucía y el sexo”. Nawja llevaba ya tiempo trabajando y su exótico nombre –éxtasis en árabe, la lengua de su padre- sonaba con respeto en las conversaciones de los directores más punteros del momento. No en vano, era su décima película y solo habían pasado seis años desde la primera. Aunque según cuentan las malas lenguas, Nawja llegó a ese filme como sustituta de la sustituta de Emma Suárez, y casi no tuvo tiempo ni para aprenderse el guion, a mí me impactaron sobremanera su actuación y su mirada oscura y fija, llena de misterio. A partir de entonces la seguí, como todos los amantes del cine, en esa una veintena de películas que fue interpretando, una tras otra, hasta 2013, y también en esa carrera musical particular suya, de cantautora arropada por la música electrónica. Pensaba que, por muy polifacética que fuera, esta mujer de padre jordano y madre navarra, no podría sorprenderme más, pero me equivoqué. Aún podía dejarme a mí, como a tantos, boquiabierta, al convertirse, en su primera incursión en la televisión, en esa malvada Zulema de Vis a Vis. Está claro que es una mujer polifacética y llena de talento, capaz, incluso, de darle la vuelta a una obra de teatro y convertirla, qué se yo, en magia pura. Eso es lo que hace ahora en “Drac Pack” una arriesgada propuesta escénica y musical que, hasta el 21 de enero,  se puede ver en el teatro de la Luz Philips Gran Via de Madrid  “Antes de entrar en Visa a Vis –me explica Nawja- mi socio y yo estábamos organizando este lío.  Ha tardado mucho tiempo en salir, pero cuando entre en la serie de la tele llevábamos más de un año preparando la obra. Eso sí, hemos aprovechado el tirón de la serie para lanzarla”. Eso parece, desde luego, a juzgar por las intérpretes, todas mujeres en una obra de hombres y, entre ellas, alguna compañera de Vis a Vis “Exactamente, sí. Esto al principio era un musical protagonizado por hombres. El “Drac Pack” se inspira en el antiguo “Rat Pack” protagonizado por hombres (esa“pandilla de ratas”, que fue el nombre con el que se conoció a aquel grupo de actores capitaneado por Frank Sinatra, en el que también estaban Dean martin y Sammy Davis Jr), que finalmente hemos acabado haciendo que sean mujeres.” En esta obra, Nawja no solo ejerce de actriz. Además es productora junto a Carlos Borrego, la otra mitad de Royal Roe, coguionista, con su propio socio y con Emilio Tomé, y responsable de  la dirección musical. Vamos, que lo hace casi todo… “Bueno, es  lo que tocaba. Llevábamos tanto tiempo imaginando este proyecto y pensando cómo debería ser que, al final, aunque yo quería estar detrás todo el rato, pensamos que sería mejor virarlo a chicas y que yo estuviera en los dos lados” Le señalo que, además cambiar a los chicos de Hollywood por chicas, hay alguna cosa más distinta en su función … “Pues sí. En realidad es Drac, en vez de Rat, por Drácula.  Aquí hay tres vampiros que convierten a una joven aspirante a estrella al vampirismo, para que llegue a ser la estrella que soñaba ser. Entonces, a través de un viaje musical, nos ponemos más existenciales y, en clave de cuento/show musical, en un espacio de Music Hall, nos planteamos qué es el éxito, a qué hay que renunciar para conseguirlo y si  para lograr el calor de los focos hay que renunciar a la luz del sol. Ella lo hace, se convierte en vampira, y se une a los otros tres vampiros para lograr ser una estrella mundial. Es nuestra visión de la historia del “Rat Pack” y la joven aspirante a actriz que era Marilyn Monroe” Una versión muy personal la de este “Drac Pack” y sin duda muy ambiciosa, que no debe haber sido fácil construir. “Bueno, fuimos sacando escritos que yo tenía, y dándole forma a la idea original a través de mi propia visión, hasta que llegamos a esta versión, que llevamos a un escenario desnudo, sin camas ni mesas, sino tan solo con una pared de luces, donde transcurre toda la historia hasta llegar al último show de Frank, que es Drácula, a quien yo interpreto” Hablamos de otras cosas y sale el asunto de la mala situación de los actores, de la crisis y de esa constante de sus compañeros esperando a que suene el teléfono “Bueno, yo nunca he dejado que pasara eso. Cuando no estaba haciendo películas o no me llamaban hacia mis propios discos o mis propias cosas. Como te he contado, estaba preparando “Drac Pack” cuando me llamaron de Vis a vis. Es muy complicado sentarse a esperar. Sobre todo porque solo suele haber trabajo para los de siempre o tiene que sonar la flauta. Y, además, a partir de una edad, la probabilidad de que te llamen baja, así que la única fuerza motora es la imaginación para llevar los proyectos a cabo. Y es complicadísimo, sí;  pero cuando pones la energía en estar en algo creativo, por lo general, todo sale mejor” Nawja está en un buen momento. Haciendo está función, que era casi un sueño, después de un trabajo muy satisfactorio en televisión, aunque durísimo, al menos desde la perspectiva del espectador. “Bueno, yo empecé con “Salto al vacío”, aprendiendo a disparar una 9 milímetros y eso sí que fue un shock. O sea que, hasta cierto punto, estaba familiarizada con el mundo de la violencia, aunque  fuese mínimamente. Me apeteció especialmente el proyecto porque hacía mucho que no hacía algo en ese código y la acción me gusta. Además, hacer de la mala malísima me divertía especialmente.  Así que fue muy gratificante, sobre todo porque, encima, tuvimos la contestación del público muy directa, al estrenarse la serie a medida que la grabábamos, y no ser una de esas series que se quedan en un cajón, y el éxito fue inmediato.  La tele te da esa inmediatez que tienes que aprovechar porque dura lo que dura; aunque en el caso de Vis a vis, la marea amarilla está durando más de lo que nadie podía imaginar” Le pregunto si no sintió la claustrofobia de la cárcel, donde tuvo que rodar casi todos los días durante dos años “Pues sí. Porque iba a diario y estaba allí desde las seis de la mañana pegándome, manchándome de sangre, todo el día en camiseta y pasando un frío mortal…Eso te pone en un estado de ánimo complicado, sobre todo para tu familia; pero ellos, sobre todo mi hijo, eran muy fans y eso también me ayudaba en todo el impacto psicológico y en llegar a casa y quitarme las patillas, las lentillas y volverme  de nuevo yo misma”. Ella misma o, ahora, Drácula en “Drac Pack”. Es lo que tiene ser actriz…

 

PERSONAL E INTRANSFERIBLE

Nawja Nimri nació en Pamplona en 1972, está divorciada y tiene un hijo que es de lo que se siente más orgullosa. Se arrepiente “de no haber administrado mejor el dinero” Le cuesta personar, no olvida y a una isla desierta se llevaría “música”. Le hacen reír y llorar “las bromas estúpidas” Le gusta comer “sopas calientes con verduras y pasta” y beber “zumo de naranja”. Su manía es “el ruido”, su vicio “el café” siempre sueña con que “todos mis sueños se cumplen”, de mayor le gustaría ser “feliz” y si volviera a nacer sería “astrofísica”.

 

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog