Menu
Menu

“La carne, por el hecho de ser carne no es cancerígena”

JORGE DE LA OLIVA SIERRA, biólogo y monitor de ensayos clínicos en QuintilesIMS

1. Según los investigadores de la Universidad de Maastricht la carne artificial salvará el planeta, ¿es cierto? Hombre, salvar el planeta me parece algo exagerado, pero cualquier avance científico en este aspecto puede contribuir a que se generen métodos alternativos en la obtención de alimentos, lo cual puede hacer que mejore la mala tendencia que llevamos.

 

2. ¿Cómo se fabrica esa carne artificial?

La vía más fácil y la que está en boca de todos últimamente es la del cultivo de células musculares obtenidas previamente del animal, es decir, coger una muestra de carne y fomentar la proliferación de esas células in vitro con medios de cultivo específicos. Una vez esos cultivos han proliferado, se aglutinan y se consigue lo que podríamos llamar una “hamburguesa”, una masa de carne sin una estructura de fibras definidas como pudiera tener un solomillo. Bajo mi punto de vista, estamos lejos aún de sintetizar algo parecido a un filete.

 

3. Supongo que si se fabrica la carne, se la liberará de sus perjuicios, es decir, ya no contendrá elementos cancerígenos ¿no? Déjame aclarar que la carne, por el hecho de ser carne, no es cancerígena. Lo que puede fomentar el cáncer, aparte de una dieta basada en una ingesta exagerada de ciertas carnes, son los aditivos que llevan esas piezas. Es decir, que al final todo depende de la ética de las empresas que se dediquen a la producción de esta carne. Si, una vez cultivada, las empresas le añaden aditivos para modificar sus propiedades, como mejorar el sabor, durabilidad y color, volvemos a la misma historia que tenemos hoy en día.

 

4. Pero al final es carne sintética… ¿De verdad eso puede ser bueno? Bajo mi punto de vista, a nivel sanitario, la calidad de la carne artificial puede compararse perfectamente con la carne que comemos a día de hoy. Harán falta estudios comparativos en los que se vean las diferencias entre la ingesta de la carne de toda la vida y la artificial durante un periodo de tiempo prolongado. Es entonces cuando podremos tener alguna afirmación sólida.

 

5. Lo cierto es que dicen que no se le añaden productos químicos, lo cual no se puede decir de muchas carnes tradicionales, ¿no?

Si te refieres a productos químicos de escasa calidad sanitaria, supongo que eso va a depender, como ya he dicho antes, de quien va a acabar produciendo la carne para venderla y de sus principios morales. La carne puede multiplicar su vida útil para el consumo y mejorar su aspecto poniéndole aditivos, y eso para un empresario significa ganar mucho más dinero que si no lo hace.

 

6. En cuanto al planeta, los defensores de esta carne dicen que ante la insostenible deriva de la industria ganadera es la única opción para seguir comiendo carne…

No creo que la carne artificial sea la única opción para seguir comiendo carne en un futuro.  Es probable que gane una cuota de mercado importante, pero no va a actuar como un sustituto de la carne “natural”. Lo que me parece más que evidente es que tenemos que empezar a gestionar los recursos que tenemos, en este caso los alimenticios, de una manera sostenible, sin comprometer su disponibilidad en el futuro. Ahí es donde creo que reside la clave de nuestro futuro, en hacer las cosas de hoy pensando en el mañana.

 

7. Pero es cierto que la cría de vacuno en los países industrializados tiene un fuerte impacto ambiental, ¿no es así?

Así es. La explotación excesiva de los pastos puede generar zonas despobladas de vegetación y erosionadas. La gestión de los desechos de estos animales también ha de cuidarse, ya que pueden contaminar las aguas de la zona. Además, la cría de vacuno fomenta de una manera importante el efecto invernadero, ya que los rumiantes emiten gran cantidades de CO2 en sus digestiones. Hace 4 siglos eso no era un problema porque no había 8 mil millones de personas comiendo, pero ahora….

 

8. Ese impacto medioambiental pone en riesgo la cría de vacuno el consumo de carne del día de mañana? 

Creo que el impacto medioambiental generado por la ganadería bovina es solo una parte de todo lo que le estamos haciendo al planeta. El consumo de carne del día de mañana depende de eso y de muchos otros factores. Es por eso que la solución al problema medioambiental pasa por reeducar a la sociedad y por vivir de una manera mucho más sostenible.

 

9. ¿Entonces, la carne sintética podría ser una alternativa total o solo se pretende que sea una alternativa parcial?

Me parecería muy triste que desapareciera el consumo de carne tradicional, no por no volver a comerme un filete (que también), sino por lo que ello implicaría. Creo que la carne sintética no va a sustituir a la tradicional, al menos no creo que yo lo viva. Pero sí que creo que en unos años veremos cadenas de restaurantes que la vendan como seña de identidad o que veremos en los supermercados la carne con la etiqueta de “carne sintética”. El tiempo lo dirá.

 

 Suplemento de salud de La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog