Menu
Menu

“El aceite de oliva disminuye el colesterol malo”

Dr. Pedro Mata, presidente de la Fundación Hipercolesterolemia Familiar y especialista en MI.

1. Los últimos estudios ¿confirman la relación entre el aumento del colesterol bueno y la dieta mediterránea?.

Efectivamente. Un estudio reciente realizado en una subpoblación española del estudio Predimed (prevención con Dieta Mediterránea) demuestra que seguir una dieta mediterránea rica en aceite de oliva virgen mejora las funciones de las lipoproteínas de alta densidad (HDL). La principal función de las HDL es encargarse de retirar el exceso de colesterol de las arterias y transportarlo hacia el hígado para su eliminación. Este podría ser uno de los motivos por los que seguir esta dieta previene el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. En este estudio también se analizó la capacidad de estas partículas de actuar como antioxidantes o de favorecer la relajación de los vasos sanguíneos.

También hay que señalar que otros estudios de dieta mediterránea en población española publicados en revistas americanas y realizados por nuestro grupo en la Fundación Jímenez Díaz y el grupo del Hospital Reina Sofía de Cordoba, ya describieron los efectos beneficiosos de esta dieta con aceite de oliva sobre las lipoproteínas y sus efectos antioxidantes, así como en otros mecanismos que mejorar el riesgo cardiovascular. En conjunto, se puede concluir que la dieta mediterránea con aceite de oliva disminuye el riesgo cardiovascular, reduce el colesterol LDL (malo) y aumenta el HDL (bueno), mejora el metabolismo de la glucosa y la diabetes, puede proteger del deterioro cognitivo y del Alzheimer y puede reducir la incidencia de determinados cánceres.

2. Y en cuanto al colesterol malo, ¿también es imprescindible un equilibrio en la dieta y ninguno mejor que el de la mediterránea?

Además de mejorar las HDL también es importante reducir el colesterol LDL para obtener los beneficios saludables comentados de la dieta mediterránea. Y el aceite de oliva en el contexto de la dieta mediterránea, cuando sustituye a las grasas saturadas presentes en grasas animales y vegetales como el aceite de coco y palma, disminuye el colesterol LDL. Esto produce un perfil lipídico más beneficioso.

3. ¿Por qué hay tantos cambios con respecto a los criterios sobre las dietas?

Respecto a las dietas puede opinar todo el mundo. Y así vemos casi a diario, nuevas dietas “protectoras, detoxificantes, etc.” que no tienen ninguna base científica, pero como lo dice un personaje famoso se le presta atención en los medios de comunicación sin ningún filtro ni evidencia científica.
Las propiedades saludables de la dieta mediterránea ya están definidas científicamente desde hace más de20 años.

4. Y en cuanto a la mediterránea, pese a sus beneficios ¿aún tiene detractores?

Aunque cada vez menos, como hemos comentado anteriormente también existen y existirán detractores de esta dieta y de su principal componente el aceite de oliva.
Por esto, es tan importante que los medios de comunicación no se presten a informar sobre noticias de la alimentación que no tienen bases científicas.

5. ¿Hacia el colesterol?

Pasa lo mismo que con las dietas. A pesar de la evidencia científica de que “ no hay ateroesclerosis (engrosamiento y obstrucción de las arterias) sin colesterol” y de que su disminución cuando está elevado con dieta y fármacos como las estatinas ha demostrado una importante reducción de la enfermedad cardiovascular.
Por esto, la importancia de una información veraz por los medios de comunicación.

6. ¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto un cambio de alimentación y una vuelta a la dieta mediterránea?

En general los efectos beneficiosos son rápidos y se pueden reflejar a partir de dos a tres semanas de su consumo.

7. La dieta mediterránea tiene unos principios ¿cuáles son?

El término “Dieta mediterránea” abarca las pautas alimentarias típicas de determinadas regiones del mediterráneo. Se caracteriza por la abundancia de alimentos vegetales (fuente de antioxidantes) como verduras, ensaladas, frutas, cereales, pasta, pan, legumbres y frutos secos; aceite de oliva virgen como principal fuente de grasa; moderado consumo de pescado (ricos en ácidos grasos omega-3), aves de corral y conejo, productos lácteos y huevos; pequeñas cantidades de carnes rojas y bajas cantidades de vino. Esta dieta es baja en grasa saturada y colesterol y rica en hidratos de carbono y fibra. El aceite de oliva, constituyente básico de la dieta mediterránea, debe continuar siendo la grasa culinaria fundamental de la dieta.

8. ¿Y se puede hacer en cualquier lugar del mundo?

En teoría sí, ya que la mayoría de alimentos con las adaptaciones de cada país se pueden incorporar. Y lo que es importante es añadir el aceite de oliva como la principal fuente de grasa a utilizar.

9. ¿Tendría alguna contraindicación o desventaja?

Ninguna. Este patrón de alimentación se consume desde hace más de 2.000 años en la cuenca mediterránea y los beneficios que ya se intuían los ha puesto en evidencia en los últimos años el desarrollo científico.

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog