Menu
Menu

Ensayo sobre la imbecilidad

Cuando Trump decidió lanzarse a la candidatura de los EEUU hubo hasta carcajadas. Entre las burlas, miles dedicadas a su pelo teñido, a sus modales, digamos, escandalosos o a sus gustos eróticos. Nadie pensaba, por entonces,  que la cosa iba en serio. Pero Trump, que si algo tiene es voluntad –y dinero, que también ayuda- decidió que haría lo que fuera para conseguir su propósito. Y lo logró. Los americanos le votaron, pese a los desprecios a las mujeres, el odio a los inmigrantes, los insultos a la prensa…La gran masa americana decidió legitimar sus convicciones convirtiéndolo en presidente. “No hará lo que dijo en campaña”- aseguraban algunos, atendiendo a lo habitual. Pero, mira por donde, este presidente de traca, sobre el que el doctor en filosofía por Harvard, Aaron James, profesor titular en California ha escrito el libro “Trump. Ensayo sobre la imbecilidad” es un hombre “de palabra”. O lo que es lo mismo: está decidido a cumplir todas las barbaridades que esgrimió  y que lo etiquetan tal cual lo describe James como “(…)un payaso bobo sin ninguna consideración cívica, sexista, racista, xenófobo, aquejado de ignorancia selectiva, autoritario, demagogo, una amenaza para la república y un imbécil” Está claro que el libro de James está dando mucho que hablar. Sobre todo porque el miedo a las represalias hace que cada vez sean menos los opinólogos americanos que se atreven a arremeter contra las ideas de Trump a cara descubierta y se cubren de máscaras para criticar sus palabras y sus actos. Sin embargo, James, no se calla ni media palabra y las esgrime como dagas directas a la imagen de un Trump, que cada vez nos da más miedo a todos. Mientras hay quien repite que, como está legitimado por unas elecciones democráticas, hay que respetar sus decisiones, somos muchos los que pensamos que tales comicios socavaron la propia democracia porque –como también afirma James- se ha votado un autoritarismo antidemocrático que hace necesario que el Congreso de los EEUU se tome el asunto en serio, para que no  perjudiquen a su propio país y al resto del mundo. El muro, el veto a los refugiados, las medidas migratorias, el primer bombardeo sobre Yemen tienen a los mandatarios del mundo entero en jaque. Pero lo cierto es que, respetuosos como son, en general, de las reglas establecidas, lo tienen complicado frente a un Trump, dispuesto a saltárselas. No sé si, como asegura James, será un imbécil o no; pero sí que no hay nada más peligroso que la imbecilidad llegue al poder.

 

La Gaceta de Salamanca

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog