Menu
Menu

“Hablar de sexo no es un tabú”

La periodista nos presenta la novela con la que debuta en el género negro, ‘a menos de cinco centímetros’. hablamos con ella de su obra y de temas mucho más íntimos y personales.

Mujer Hoy

Su debut en la novela negra viene salpicado de todos los ingredientes necesarios para hacerla irresistiblemente atractiva de cara al lector. Intriga, sexo, violencia… Convencida de que esta novela es el principio de una larga amistad, Marta se descubre como pocas veces lo ha hecho. Y es que, con los años, ha ganado en seguridad, sin duda, su punto débil, como confiesa.

Corazón La última vez que la entrevisté fue con un libro de buenas maneras y tras un ensayo se presenta en el género negro con A menos de cinco centímetros, sin duda, su trabajo más atrevido… ¿O tendría que definirlo como ambicioso?

Marta Robles Es uno de los géneros que más me ha interesado de toda la vida. Soy una lectora desordenada, porque leo de todo y sin parar. Me entusiasma Edgar Allan Poe y, por eso, para mí era un reto. Cuando encontré la historia decidí cómo quería contarla. Conozco bien la estructura del género negro y, por eso, los que entienden saben que cumple esos requisitos. Tiene muchos resortes que te permiten disfrutar con muchos aspectos. Yo, por ejemplo, con el retrato psicológico de los personajes.

Corazón ¿Pero cómo hace para idear una trama así?

Marta Robles Todo pasa por casualidad. Esta vez fue por una serie de lecturas y películas cuando tuve un final claro en la cabeza. Me apetecía meterme en el mundo literario y de la comunicación como paraguas de todo lo que sucede en mi novela. Esos ambientes me resultan más cercanos y, por lo tanto, sencillos y sobre la trama principal metí otros argumentos como la trata de blancas.

Corazón Crímenes, sospechas, la guerra de Sierra Leona, la trata de blancas… No se ha quedado nada en el tintero.

Marta Robles Los detectives tienen que tener elementos diferenciadores y me apetecía que fuera un reportero de guerra. Tengo buenos amigos de ese gremio, como Arturo Pérez Reverte, a quien saco en mis agradecimientos al final del libro, o Alfonso Rojo, Jon Sistiaga… He hablado mucho con ellos y sus percepciones son muy diferentes del resto de personas. Que salgan los recuerdos de la guerra me servía para explicar comportamientos de su vida cotidiana. Todos, dependiendo de dónde estemos, podemos convertirnos en peores personas de lo que somos. Yo buscaba un detective comprensivo, un apasionado de la música. Como anécdota te contaré que la colección de discos que aparece es la de mi marido, que tiene una discoteca de vinilos y psicodelia increíble, porque le encanta, y por eso he ido buscando cada canción para cada momento.

Corazón Desde la portada hasta el título, el sexo está más que explícito en su novela. Compruebo al leerla que sabe manejarse con soltura en ese terreno. ¿Se siente cómoda relatando un encuentro sexual con todo lujo de detalles?

Marta Robles Participé hace tiempo en una antología de relatos porno criminales y me pareció muy interesante y divertido. No tenía claro que supiera narrar porno criminal, pero el caso es que me salió y la consecuencia es que me divierte escribir sexo explícito sin que resulte soez. En mi novela el sexo es importante, porque tiene mucha presencia en la trastienda de lo que ocurre.

Corazón Sin embargo, a todos nos sigue costando hablar de nuestra sexualidad en público. ¿Le gustaría que le preguntara por esa faceta de su vida? ¿Saber cómo es sexualmente, sus gustos o manías?

Marta Robles Creo que hablamos mucho de sexo entre amigos, pero en público no, porque considero que es algo que pertenece a nuestra intimidad. Y yo pienso que ha de ser así, porque siempre uno tiene que tener cierto misterio para la vida. Si se desvela todo lo que se hace en la intimidad no queda nada por descubrir.

Corazón Entonces, ¿hablar de sexo no es un tabú?

Marta Robles No lo creo. Del sexo en general se habla con plena libertad, pero del sexo en particular no se hace, pero por salvar el misterio de la intimidad. Además, ¿qué sería de la seducción sin cierto misterio?

Corazón ¿Qué le ha dicho su marido sobre esta novela?

Marta Robles Luis ya la ha leído. Lo hace con todo lo que he escrito, y, en este caso, con más interés, porque hay mucho de él. Está su colección de música y muchos guiños a su sentido de la estética. Luis es un hombre muy elegante vistiendo y eso aparece en el vestuario masculino de uno de mis protagonistas, el escritor, cuyo estilismo he consultado con él. Es mi fuente de información.

Soy insegura, frágil y vulnerable, por eso tengo muchas zozobras en mi vida diaria”

Corazón La forma de describir a sus personajes es la de una autora que sabe mucho de moda y elegancia. Se respira su lado femenino en cada página.

Marta Robles He querido mezclar la novela negra, que es lo más lumpen que hay, con la policíaca, que es la del ladrón de guante blanco como las películas clásicas de Cary Grant, tan perfectamente vestido. Quería unir los garitos de música humeantes de Malasaña con los hoteles de gran lujo donde se suceden las infidelidades o historias de amores efímeros. Me divertía el hecho de que cada personaje tuviera su lado oscuro a pesar de su apariencia glamurosa. Creo que todos los seres humanos somos ‘yin yang’.

Corazón ¿Y cuál es la cara oculta de Marta Robles?

Marta Robles Probablemente la que descubrí en mi último ensayo, que es mi inseguridad. Aparento tener una gran fortaleza y parece que me como el mundo cuando lo cierto es que soy una persona bastante insegura, frágil y vulnerable, por lo que tengo muchas zozobras en mi vida diaria. Hoy he aprendido a controlar esta manera de ser, porque es la primera vez que me atreví a confesar mis inseguridades, que me venían de la infancia, y gracias a verbalizarlo ahora soy capaz de hacer cosas que antes era impensable como decir que no.

Corazón ¿Y lo dice muchas veces?

Marta Robles No siempre (risas). Aun me cuesta, pero reconozco que voy avanzando. Ya no tengo miedo a pensar que me van a dejar de querer si digo que no a algo.

Corazón Colaboradora habitual del programa Amigas y Conocidas, de TVE, suele ‘mojarse’ en los temas de actualidad. Uno muy reciente es la llegada de los Trump a la Casa Blanca. Dejando la política a un lado y quedándonos con la imagen que ofrecen, ¿cuál es su opinión?

Marta Robles En este asunto quiero ser un poco cauta con Melania Trump, contra quien se han lanzado todos. Soy corporativista con las mujeres y no me gusta, de entrada, meterme con ninguna. Pero me hace gracia cuando dicen que nunca será como Jacky Kennedy. ¿Era tan inteligente como Einstein? ¿O tenía unos valores morales extraordinarios? Francamente no lo creo. Era la mujer de Kennedy, se tragó todo que se tuvo que tragar. Vestía muy bien eso sí, pero, cuando se quedó viuda, diseñó una lista de los hombres más ricos del mundo y eligió a Onassis con el que se casó. Francamente, no creo que haya tanto antagonismo entra una y otra. Creo que Melanie Trump va muy bien vestida, es muy guapa, está retocada –como tantas mujeres hoy–, pero, sobre todo, pienso que lo único que le sienta mal es el marido que tiene. Estoy muy preocupada con lo que ese hombre pueda hacer. Se le ve muy poco solidario, sus declaraciones me provocan un vértigo terrible y creo que va a hacer que Estados Unidos cada vez sea más pequeño.

Corazón ¿Siente no haber tenido hijas, una chica?

Marta Robles Tengo una hija por parte de mi marido, pero yo tengo tres hijos. Es verdad que antes me daba pena, pero con Paula, las nietas y sobrinas ya estoy muy contenta.

Corazón ¿Cuál es su próximo reto profesional?

Marta Robles Mi protagonista de esta novela, el detective Rouras, va a seguir dando mucho juego. Ya tengo en mente una nueva historia para él que no quiero adelantar, pero será con un caso muy actual. Rouras es un hombre muy especial que va transitando por la negrura de la vida, pero tiene unos valores que me encantan, ya que por lealtad o amor puede convertirse en un conejito siendo un lobo. Reconozco que es un personaje que me pone mucho y por eso seguiré con él más temporadas.

Fotografía: Alberto Bernárdez
Entrevista: Beatriz Cortázar
Fuente: Mujer hoy

 

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog