Menu
Menu

¿Moderno e innovador?

La guerra fraticida entre Pablo Iglesias y Errejón ya se ha cobrado víctimas significativas, como la propia Carolna Bescansa, pero parece que la cosa no ha hecho más que empezar. La colocación de Errejón al frente de la candidatura de la Comunidad de Madrid ya ha empezado a levantar ampollas entre los anticapitalistas como Miguel Urban que piensan que esto no es más que “una guerra de cromos”. La estrategia no parece mala y así lo defienden Pablo Iglesias y los suyos, frente a un resignado Ramón Espinar que se ve obligado a retirarse de su lugar, pero eso, en definitiva es lo de menos. Lo de más es que este partido que tachó de “casta” por activa y pasiva a los tradicionales y que pretendió ser el único capaz de renovar el sistema y el comportamiento de los representantes de los españoles, parece mucho más viejo que los partidos de siempre.

Lo que sucede entre sus filas es tan antiguo como el ser humano. Las luchas por el poder y la defensa a ultranza de los intereses particulares nunca se han visto, precisamente, como vocación de servicio. Y en Podemos el protagonismo es parte del juego político. No es solo que los líderes del partido hayan colocado a sus novias respectivas (o viceversa, qué sabe nadie) y que entre enamorados ande el juego –y por tanto su presencia se duplique, porque aquí pasa lo que en Gran Hermano, que las historias de amor gustan mucho- ; es que las líneas editoriales de cada uno les “obligan” a defender sus posiciones con uñas y dientes. Porque aunque este round lo haya ganado Iglesias, los chicos son muy jóvenes y la carrera que esperan tener en el congreso muy larga… Así que, veremos. De momento, lo que parece innegable es que, además de ellos dos, que discrepan entre sí, aunque luego se pongan de acuerdo para repartirse los sillones, en el partido hay más líneas de desacuerdo. Vamos que los puntos de vista de unos y otros no tienen nada que ver. Y eso, se sabe por la experiencia que nos ha dado lo que Podemos llama “la casta”, suele acabar dejando a los propios partidos tiritando. A mí me resulta desalentador pensar que este partido joven y moderno según sus propias declaraciones, ni lo es ni lo parece después de todo su movimiento interno. Habrá que ver como se respira en los distintos lugares con mando en plaza donde Podemos tiene sus “cuartelillos”; porque, si las cosas no les gustan tal cual han quedado a unos o a otros, es posible que se aproxime una rebelión en las aulas. Y no parece que Errejón y sus tres mujeres Rita Maestre (su novia y actual portavoz del ayuntamiento de Madrid, Clara Serra que deja igualdad para seguirle allá donde va y Tania Sánchez, ex de Iglesias) sean del agrado de los que han votado por don Pablo, que son la mayoría. Desacuerdos y luchas de poder… ¿Les parece a ustedes que eso tiene algo de moderno e innovador?

La Gaceta de Salamanca

Back to Blog

Comentarios

Deja un comentario

Back to Blog