Menu
Menu

“No hay conclusiones científicas definitivas sobre los efectos negativos del aceite de palma”

Dr. Franco Sánchez Franco, Endocrínologo del Hospital Nuestra Señora del Rosario

1. ¿El aceite de palma es perjudicial para la salud? 
Las propiedades del aceite de palma y el conocimiento científico de sus efectos no permiten precisar el grado de perjuicio o de efectos negativos de este aceite para la salud. Para el análisis de sus posibles efectos hay que tener en cuenta componentes de su composición, como es la proporción de grasas saturadas (en torno al 50%), la proporción de grasas monoinsaturadas (en torno al 35%) y la de grasas poliinsaturadas (sobre el 2%). Hay que considerar también que los ácidos grasos son preferentemente de ácido palmítico con acciones y propiedades diferentes de otros componentes de otros aceites vegetales, que tienen preferentemente ácido laúrico o ácido milístico. No hay estudios científicos suficientes para poder hacer afirmaciones sólidas del efecto que este aceite pueda tener en la salud humana.

2. Se encuentra en muchos alimentos, ¿cuáles? 

Se está usando preferentemente en alimentos de comida inmediata y muy particularmente en repostería, bollería, alimentos procesados, envasados o empaquetados para comida rápida, en los que se añade para saborización y conservación.

3. ¿Desde cuándo se utiliza? 

El aceite de palma es de uso especialmente antiguo, particularmente en zonas tropicales de África y Asia.

4. Para descubrir si está presente en un alimento, ¿hay que mirar en “grasas vegetales”? 

Este es un tema complejo por diversas razones. No está bien regulada y detallada la información que tiene que dar cualquier alimento de su composición, incluso hay formas de expresar esa composición difícil de entender o no concreta y precisa. Un ejemplo de ello es la información sobre grasas o aceites hidrogenados. En muchas etiquetas la lista de ingredientes del alimento usa expresiones difíciles de concretar como puede ser “aceites vegetales parcialmente hidrogenados”. Por eso la FDA actualmente ha comenzado a exigir que en las listas de componentes alimentarios se especifique de forma concreta los componentes trans de las grasas y la cantidad.

5. Entonces, ¿se esconde su presencia de manera deliberada? 

La demonización de los aceites tropicales de coco y de palma ha ocurrido en los 50 últimos años. Coincide que han sido años en los que se ha consolidado una retórica antigrasas saturadas pero sin suficiente precisión y detalle en referencia a los distintos tipos de grasas saturadas.

Después de 1950 se consolida el concepto de que las grasas vegetales hidrogenadas o las formas de grasas saturadas ,en general, aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Este concepto se hace  extensivo a todas por igual, sin mayor precisión. Este concepto dietético general ha establecido un efecto negativo indiscutible de los nutricionistas y de los profesionales de la salud. Esta valoración negativa general ha podido condicionar la falta de claridad en la presencia de estos componentes en la lista de componentes alimentarios de muchos productos o su expresión no precisa y cantidad del componente. A esto se añade la falta de precisión en la regulación y legislación de la información de componentes leíbles y entendibles por el consumidor.

6. Tras las recientes polémicas, ¿acabará por prohibirse su utilización? 

Acaba de publicarse la reunión científica de la Fundación Italiana de Nutrición en la revista International “Journal of Food Sciencies and Nutrition”, cuyo tema prioritario ha sido “el aceite de palma y la salud humana”. En las conclusiones establecidas no se considera la recomendación de prohibición de su uso; el argumento fundamental es el ya referido de falta de evidencia experimental y epidemiológica para llegar a regular o prohibir este componente alimentario. También se consideró en esta reunión el riesgo de cáncer por el uso de aceite de palma y se concluyó que no había evidencia de relación entre su consumo y la aparición de determinados tumores malignos.

7. ¿En qué países se utiliza, dentro de la legalidad? 

No me atrevo a contestar con absoluta seguridad pero creo que no se ha llegado a prohibir en ningún país. En todos se está intentando, en concreto la FDA así lo está haciendo, que se informe a los consumidores sobre la presencia de este aceite en la lista de componentes de alimentos legible y entendible en la oferta de venta.

9. ¿Es menos recomendable en niños y ancianos?      

Contestar a este tema también es muy complejo, ya que hay cambios muy importantes en la aportación de grasas desde los primeros tiempos de vida a lo largo del desarrollo de la infancia y juventud. En la reunión referida de la Fundación Italiana de Nutrición se concluye que falta conocimiento científico para cuantificar y recomendar la cantidad de diferentes tipos de grasas en mujeres embarazadas, en infantes, en niños y adolescentes y explorar la posible correlación entre tomas de ácidos grasos seleccionados y el perfil de lípidos y riesgo cardiovascular en diferentes edades. Por ahora no hay evidencia convincente de asociación entre la ingesta de grasa durante los primeros dos años de vida y los efectos posteriores sobre la salud; además deben considerarse otros factores de influencia en el perfil de lípidos plasmáticos según el género, peso, distribución de grasa corporal, nivel de actividad física, cantidad de macronutrientes, frecuencia de comidas, etc; todos estos serían variables para establecer recomendaciones sólidas de la cantidad de ácidos grasos en la dieta y de los diferentes tipos de grasas.                   

10. Pero, ¿ si el aceite de Palma no es bueno, o incluso hay quien dice que es malo,   por qué no se ha dicho hasta ahora?

La afirmación de malo no tiene significado médico-científico sólido. Las propiedades y composición del aceite de palma son conocidas desde mucho tiempo no habiéndose llegado a ninguna conclusión definitiva. Incluso la reunión antes referida publicada este mismo año 2017 establece conclusiones no definitivas sobre los efectos negativos de este aceite.

La Razón

Back to Blog

Deja un comentario

Back to Blog